Facebooktwittermail

 

El proyecto CO2Algaefix, iniciativa avalada por la dirección general de Medio Ambiente de la Unión Europea a través del programa Life+ y liderada por AlgaeEnergy inició la pasada semana las obras de construcción de sus instalaciones en Arcos de la Frontera, Cádiz.

 

Según informan desde la Junta de Andalucía, esta planta que se ubicará en los terrenos aledaños a la central eléctrica de ciclo combinado de Iberdrola en Arcos de la Frontera, en la provincia de Cádiz, será la primera de producción de microalgas del mundo con destino a la captación y biofijación de dióxido de carbono a escala preindustrial.

 

El presupuesto aproximado de este proyecto es de 3 millones de euros.
La biomasa de microalgas que se obtenga se empleará en sectores como acuicultura, cosmética, energía o nutrición.

 

Según el calendario de actuaciones previsto, la nueva planta CO2Algaefix iniciará su actividad de producción de biomasa en el primer trimestre de 2013, una vez concluida la primera fase, y estará totalmente operativa en el segundo semestre de 2013, periodo dentro del cual habrán terminado las tres fases de construcción del recinto.

 

La planta, según datos de la Junta, creará un total de 20 puestos de trabajo en la zona, resultante de las tareas de obra civil y la explotación de la planta. De hecho, ya en esta primera fase de las obras, el consorcio CO2Algaefix ha apostado por el tejido productivo de la localidad gaditana de Arcos, adjudicando el desarrollo de los trabajos a la empresa Oexman.

 

La planta CO2Algaefix es un proyecto que combina sostenibilidad e innovación con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes y producir unas 100 toneladas de biomasa de algas anuales, gracias a un innovador sistema de cultivo que utiliza un tipo de reactor vertical plano, conocido como jaula-bolsa, que permite mantener unas condiciones óptimas para el crecimiento de las microalgas y utilizar los gases de combustión de la central eléctrica anexa como aportación de carbono.

 

De este modo, añaden, se evitará la emisión anual de 200 toneladas anuales de CO2, el equivalente a lo que absorberían 34.000 árboles.

 

El proyecto pondrá en operación tres tipos de tecnología de cultivo en una extensión de 10.000 m2 y aspira a demostrar la viabilidad técnica de la producción de biomasa microalgal mediante esta innovadora tecnología que ya ha sido testada por Algaenergy en su planta piloto PTEM de Madrid.

 

Fuente: Agencia Andaluza de Energia