Facebooktwittermail

 

 

¿Cuáles son las opciones que existen para proteger un edificio ante un sismo? Un investigador europeo puede que haya dado con una eficaz: un manto de invisibilidad.

Esta tecnología podría parecer perteneciente al ámbito de la ciencia ficción, pero el Dr. William Parnell, matemático de la Universidad de Mánchester (Reino Unido), explica que su nuevo dispositivo de «invisibilidad» podría llegar a proteger edificios ante un terremoto. La técnica logra que un objeto sea prácticamente indetectable para la luz, el sonido o las ondas vibratorias.

Los dispositivos de invisibilidad funcionan cubriendo componentes o estructuras con goma presurizada. En un edificio lograría que ondas tan potentes como las producidas por un sismo fueran incapaces de «verlo». En teoría pasarían de largo y se evitarían graves daños.

El equipo describió en un artículo publicado en Proceedings of the Royal Society A la forma en la que esta técnica de invisibilidad podría ser en el futuro en extremo útil en la protección de estructuras como las centrales nucleares, las torres eléctricas y las oficinas de gobierno tanto en situaciones de catástrofe natural como ante ataques terroristas.

La investigación sobre mantos de invisibilidad y la posibilidad de ocultar objetos a las ondas de luz se inició hace unos seis años, pero hasta ahora se había trabajado poco en el efecto de otros tipos de ondas, como las producidas por los terremotos, sobre cuerpos sólidos.

El Dr. William Parnell declaró en relación a la importancia de estos resultados para el progreso del campo de la invisibilidad: «Se han realizado avances importantes, tanto teóricos como prácticos, en el ámbito de la invisibilidad. Hace cinco o seis años comenzó la investigación con ondas de luz y en los últimos años hemos empezado a considerar otros tipos de onda, sobre todo las de sonido y las elásticas. El verdadero reto de las últimas es que suele ser imposible utilizar materiales naturales como mantos.»

En las historias sobre Harry Potter, éste utiliza un manto así con frecuencia para llevar a cabo todo tipo de tareas sin peligro de ser descubierto. Pero, ¿es posible sacar esta idea de los libros de ciencia ficción y aplicarla a tareas tan importantes como la gestión de riesgos?

El Dr. William Parnell tiene una respuesta: «Ya hemos mostrado en la teoría que si se aplica una presión previa a un material natural como la goma se puede lograr un efecto de invisibilidad frente a un tipo concreto de onda elástica. Nuestro equipo trabaja con denuedo en teorías más generales con el fin de dar con aplicaciones prácticas. Esta investigación muestra que se podría controlar la dirección y la velocidad de las ondas elásticas. Su importancia reside en la utilidad de guiar este tipo de ondas en muchos contextos, por ejemplo y sobre todo en aplicaciones nanométricas como las electrónicas. Si la teoría puede ampliarse para abarcar objetos más grandes, también podría utilizarse para crear mantos que protegiesen edificios y estructuras, o visto con ojos más realistas, partes concretas muy importantes de dichas estructuras.»

El terremoto de la primavera pasada en Fukushima (Japón) recordó la importancia de garantizar la seguridad de las centrales nucleares y asegurarse de que puedan resistir a todo tipo de catástrofes naturales.

El Séptimo Programa Marco de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (7PM de Euratom, 2007-2011) financia distintos proyectos científicos destinados a ampliar los conocimientos que se poseen en el campo de la seguridad de la energía nuclear.

Este nuevo estudio del Dr. William Parnell se suma a los trabajos en curso.

Para más información, consulte:

Universidad de Manchester:
http://www.manchester.ac.uk/

 

Fuente: Cordis