Los estudios pretenden demostrar que el aceite de oliva virgen extra Montabes, producido por la empresa jiennense MONVA, utilizado en frituras es más barato y más saludable que otras grasas

 

La Junta de Andalucía respalda la investigación que está realizando la empresa “Monva” (www.monva.es), que pretende demostrar que el aceite de oliva virgen extra utilizado en frituras es más barato y más saludable que otras grasas. El delegado territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Manuel Gabriel Pérez, ha visitado hoy en Mancha Real –junto con la alcaldesa, Micaela Martínez– las instalaciones de esta firma, fabricante y envasador de aceite de oliva virgen extra perteneciente a la Denominación de Origen de Sierra Mágina, donde ha conocido en profundidad este proyecto, que ha definido como “una iniciativa innovadora que supondrá destacados avances para la provincia”.

 

“Es un paso adelante muy importante para un producto estrella en Jaén como es el aceite de oliva virgen extra, que apuesta por la salud y el ahorro, que ahonda en más oportunidades de mercado para este producto de calidad y que también redundará en la mejora de la economía provincial”, ha detallado Pérez Marín. Además, ha añadido que este trabajo tendrá una importante repercusión en el ámbito nacional cuando demuestre que friendo con aceite de oliva virgen extra, los restaurantes podrán disminuir costes y los clientes podrán degustar comidas más saludables.

 

El delegado ha subrayado la calidad profesional de esta investigación que está realizando Citoliva y que tiene dos fases. La primera, que ya ha terminado, ha realizado ensayos de frituras con aceite de oliva virgen extra y con otros aceites. En la segunda fase, se llevará este estudio a restaurantes. La Junta aporta a este proyecto de I+D+I más de 11.700 euros (el 32% de la inversión). Pérez Marín ha insistido en que este estudio es un paso más en el trabajo que viene desarrollando esta empresa para, además de su aceite de alta calidad, destinar el aceite recogido a finales de la campaña de recolección para frituras, para constatar con rigor científico que es barato y saludable.

 

En este sentido, el delegado ha recordado la trayectoria de esta empresa familiar que viene poniendo en marcha –en sus más de 40 años de andadura– interesantes iniciativas, entre las que ha nombrado ejemplos como su servicio de “teleaceite” de servicio de entrega a domicilio; su apertura al mercado internacional (con exportaciones a Europa, Asia y América); su sistema de calidad ISO 9001 e ISO 14001 y su apuesta por el medio ambiente, que aplica en su plantación de olivar picual de cosecha propia con denominación de origen y con otras medidas, como la instalación de una planta de energía fotovoltaica. “En definitiva –ha concluido Manuel Gabriel Pérez– un buen ejemplo de emprendimiento en una pequeña empresa que apuesta a su vez por la I+D+I, por innovar, por buscar más especialización, más vías de mercado, que constatan la calidad del aceite de oliva y que redundan en salud, en economía y en la defensa y promoción de lo nuestro”.