Facebooktwittermail
Séneca Green Catalyst pondrá en marcha una planta piloto para obtener un nuevo tipo de biocombustible a partir de aceites usados

La empresa cordobesa Séneca Green Catalyst, que se ubicará en el Parque Científico Tecnológico de Córdoba Rabanales 21, está desarrollando un proyecto de I+D para obtener un nuevo biocombustible para motores diesel a partir de residuos grasos.

El nuevo combustible biológico presenta propiedades físico-químicas similares a los convencionales, pero además ofrece importantes ventajas, ya que se trata de un producto renovable, biodegradable, no tóxico y esencialmente libre de azufre y compuestos aromáticos. “Estas características suponen un valor añadido debido a su inocuidad medioambiental y a que no computa a efectos de emisión de dióxido de carbono, según el Tratado de Kyoto”, explica el director gerente de la empresa,  Alejandro Posadillo.

Séneca Green Catalyst aplica una tecnología basada en una especialidad de la química conocida como ‘verde’ que se centra en la minimización de impactos ambientales, el máximo aprovechamiento de recursos renovables y la reutilización y reciclado de materiales.

Otro de los hitos del proyecto de esta spin-off es la puesta en marcha de nuevos equipos diseñados para purificar y decolorar el biocombustible obtenido a partir de aceites usados, mejorando la calidad del producto final.

Además, Seneca Green Catalyst, presta servicios de consultoría técnica, al convertir su conocimiento y tecnología en una herramienta para mejorar la productividad de otras empresas del sector energético.

“Esta iniciativa empresarial, nació con el deseo de aunar fuerzas de emprendedores e investigadores y con el claro objetivo de conseguir que el conocimiento científico y técnico revierta económica y socialmente en nuestra sociedad, mediante la creación de empresas innovadoras”, explica el director gerente de la empresa,  Alejandro Posadillo.

Uno de los mayores logros alcanzados por esta empresa cordobesa, desde el punto de vista estratégico, ha sido la participación en Programas Europeos de Investigación, Desarrollo Tecnológico y Demostración en áreas relacionadas con los residuos grasos y su aprovechamiento energético, que ha permitido crecer tecnológicamente y abrirse a nuevos mercados.

Más información:

Fuente: PARQUE CIENTÍFICO TECNOLÓGICO DE CÓRDOBA – Rabanales21