Facebooktwittermail

 

Andalucía ha triplicado en los últimos cuatro años su producción científica en salud y el número de investigadores en biomedicina

 

Una de cada diez patentes que se registran en España procede del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que figura entre los 15 organismos con mayor número de solicitudes de registros de propiedad industrial e intelectual y entre las 10 mayores entidades solicitantes de modelo utilidad (invenciones generadoras de mejoras técnicas relevantes) a nivel nacional. Así se destaca en el informe sobre I+D+i presentado ante el Consejo de Gobierno la titular de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero.

El SAS es el único servicio de salud que se encuentra en el ‘top ten’ de solicitudes de modelo de utilidad, listado que también incluye empresas como la automovilística Seat o la fabricante de productos infantiles Jané. Por su parte, en el ‘ranking’ de entidades solicitantes de patentes, la sanidad pública andaluza figura junto a organismos y entidades como el CSIC, Airbus o Telefónica.

La consejera de Salud y Bienestar Social ha subrayado que estos datos ponen de manifiesto el impulso a la competitividad de la investigación biomédica en Andalucía gracias al Plan Estratégico de I+D+i en Salud. Desde su inicio en 2006, el sistema sanitario público andaluz ha registrado 275 patentes, pasando de tres en ese año a 92 en 2011 y 54 en lo que va de ejercicio. Asimismo, se han acordado 33 licencias de explotación con empresas y se han cerrado 46 acuerdos con entidades para desarrollar proyectos de I+D+i.

Montero ha resaltado la apuesta de Andalucía por la I+D+i, que además de aportar “conocimientos a la comunidad investigadora” y “resultados en salud”, permitirá que esos conocimientos reviertan en una mejora de la producción económica y en un sistema productivo sustentado, entre otros aspectos, en la biomedicina y la biotecnología.

La producción científica cuenta igualmente con una sólida garantía normativa gracias al decreto aprobado en febrero de 2012 sobre propiedad intelectual e industrial en materia de salud, que refuerza las garantías de protección y gestión de la titularidad de los resultados en investigación.

Una de las principales líneas de trabajo del Plan Estratégico ha sido la dirigida a respaldar la actividad investigadora de los profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía. Gracias este programa, el número de investigadores casi se ha triplicado, pasando de 700 en 2006 a los más de 2.000 actuales. Otros 170 profesionales de las Unidades de Gestión Clínica han podido aumentar su dedicación a la investigación mediante los programas de intensificación impulsados por la Consejería de Salud y Bienestar Social, que garantizan su sustitución en la actividad asistencial para primar su labor científica.

Asimismo, 160 investigadores de fuera de la comunidad se han integrado a la labor científica en Andalucía. En los centros de investigación no asistenciales, la cifra de profesionales ha pasado de 298 a 897.

Producción científica

En cuanto a la generación de conocimiento, las publicaciones científicas generadas en el SAS han crecido en un 64%, pasando de 1.878 en 2006 a 3.087 el pasado año. Este incremento cuantitativo ha ido acompañado además de un aumento cualitativo, puesto que se ha duplicado el número de publicaciones en revistas de impacto (de 660 a 1.227).

Las publicaciones en las revistas más prestigiosas de cada especialidad médica han crecido de 239 a 472. Teniendo en cuenta el factor de impacto, se ha pasado de 2.516 a 5.485, lo que supone duplicar el resultado obtenido en este indicador.

La realización de ensayos clínicos en los centros asistenciales andaluces ha crecido en un 50% y se han multiplicado por siete los ensayos en fases precoces o fase I, que son las etapas de la investigación que lideran las instituciones de mayor confianza y, por tanto, indican una mayor calidad.

Andalucía ha sido también la comunidad autónoma que más ha crecido en la obtención de financiación a nivel nacional por parte del Instituto de Salud Carlos III. En concreto, se ha pasado de obtener el 8,2% de los proyectos financiados con estos fondos en 2008 al 13% alcanzado en 2010, lo que supone un crecimiento de casi un 60% en tres años.

Los fondos captados hasta 2010 ascienden a 129 millones de euros, de los que los que 78 ha procedido de fondos nacionales y europeos, 50 de aportaciones del sector empresarial y uno de retornos de licencias. La aportación real de la Junta en este periodo ha sido de 98 millones de euros, con unas inversiones generadas de más de 70 millones en empresas privadas como Rovi, Celgene, Bioibérica o Althia.

En su condición de referente de primer nivel en investigación biomédica, Andalucía se sitúa como la tercera comunidad con mayor volumen de proyectos financiados, duplicando el porcentaje de Valencia (6,5%). También ha sido una de las dos que han crecido en volumen de financiación (4,7% frente al 2,1% del País Vasco).

Otros datos relevantes del plan estratégico son los incrementos en la participación de Andalucía en proyectos internacionales (de 20 a 73 entre 2008 y 2011) y en el número de trabajos coordinados por grupos andaluces, que se cuadruplicaron al pasar de 6 a 25 en el mismo periodo.

La proyección internacional de la investigación andaluza se refuerza además con el intercambio de conocimiento y personal investigador con las principales instituciones mundiales en este ámbito. Actualmente, la Consejería de Salud y Bienestar Social mantiene más de 50 convenios firmados con centros y laboratorios de primer nivel para participar en programas de movilidad de profesionales. Hasta el momento se han incorporado a esta iniciativa 17 investigadores, de los que 12 están formándose en el extranjero y seis han regresado.

Finalmente, María Jesús Montero ha destacado que todos estos resultados permitirán mantener la apuesta de la Junta por la investigación biomédica y trazar las líneas de trabajo para los próximos años, a través del II Plan Estratégico que actualmente diseña su departamento para su entrada en vigor en 2013.

Desde el año 2003 se han invertido en Andalucía más de 450 millones de euros en investigación vinculada a la salud, lo que ha posibilitado disponer de una red de 15 centros específicos de I+D+i con un total de 51.000 metros cuadrados, además de los 47 hospitales y 1.500 centros de salud del sistema sanitario público andaluz.

 

Fuente: Junta de Andalucía