Facebooktwittermail

El robot ‘Curiosity’, encargado de llevar a cabo la próxima misión a Marte de la NASA, cuyo lanzamiento está previsto para el 25 de noviembre, contará con una antena de comunicaciones de alta ganancia y una estación de sensores REMS (Rover Enviromental Monitoring Station) que están fabricados en España

El Gobierno ha invertido 23,5 millones de euros en este proyecto, en el que también participan Rusia, Canadá, Francia y Alemania, según ha explicado el astrofísico español y asesor de la NASA, Juan Pérez Mercader, para quien esta misión será trascendental para tratar de esclarecer si Marte ha podido albergar algún tipo de vida.

Mercader ha destacado, durante el coloquio de la Fundación Euroamérica, que cuando la nave pise suelo marciano, un radar inteligente la conducirá en busca de vida, ya que el objetivo de la expedición es identificar organismos vivos que, tras su estudio, desvelen cómo crear vida en el futuro.

Durante su intervención en el coloquio, el científico español ha preguntado si el ser humano puede ser la única forma de vida que ha emergido en el universo teniendo en cuenta que “la vida se basa en la química y la química que funciona aquí es la misma que funciona en otra galaxia, ya que si no fuese así, no existiría nada”.

En este sentido, ha apuntado que el planeta rojo “se lleva sólo 1.000 años con la Tierra y ha pasado un proceso de formación similar”, por lo que estudiar dicho planeta “puede ofrecer datos sobre el nacimiento de la vida en el universo”.

El asesor de la NASA ha indicado que los seres humanos juegan un papel mínimo en la historia de la evolución, pero, al mismo tiempo, “extremadamente importante” por ser “capaz de copiar la naturaleza, manipularla y gestionarla para avanzar y entender mejor la vida”. “Descubrir el papel del hombre en el universo podría contribuir al progreso”, ha concluido.

Fuente: Europa Press