Facebooktwittermail

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC, España) han logrado eliminar bacterias infecciosas de tejidos sanitarios mediante un pretratamiento enzimático y la deposición simultánea de nanopartículas y biopolímeros con ultrasonidos. La investigación se ha realizado en el marco del proyecto europeo SONO («Una línea piloto de tejidos antibacterianos y antifúngicos basados en procesos sonoquímicos»), financiado con 8,3 millones de euros mediante el tema «Nanociencias, nanotecnologías, materiales y nuevas tecnologías de producción» (NMP) del Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea. SONO tiene el cometido de mejorar las propiedades antimicrobianas de los tejidos empleados en el ámbito médico mediante esta técnica vanguardista.

 

Los investigadores al cargo afirmaron que la técnica permite crear tejidos antimicrobianos completamente estériles que contribuyen a controlar las infecciones nosocomiales. Uno de los principales retos a los que se enfrentan los hospitales es precisamente este tipo de infecciones, que se desarrollan durante la hospitalización del paciente y que no estaban presentes ni presentaban indicios de incubación en el momento de ingreso. Estas infecciones pueden ser bacterianas y fúngicas y su gravedad es mayor debido a que los pacientes poseen una menor resistencia inmunitaria.

 

El consorcio de SONO, dirigido por la Universidad Bar-Ilan (Israel) y compuesto por diecisiete socios europeos, utilizó enzimas que mejoran la adhesión de las nanopartículas antimicrobianas al tejido bajo los efectos de los ultrasonidos. Con la aplicación de estas enzimas, los investigadores han logrado una mayor durabilidad de las nanopartículas en el tejido, incluso después de pasar por setenta ciclos de lavado.

 

Los resultados del estudio permitirán fabricar tejidos con propiedades antimicrobianas con una efectividad absoluta. Otro factor positivo para asegurar la efectividad del tratamiento antimicrobiano es la incorporación de materiales híbridos en el tejido basados en componentes orgánicos e inorgánicos como las nanopartículas de zinc y el quitosano. La utilización de estos productos permite eliminar las bacterias e impedir que crezcan microbios nuevos.

 

Los investigadores ya han iniciado colaboraciones con varios fabricantes para confeccionar batas y sábanas de hospital mediante dos prototipos. Uno de ellos está instalado en la empresa italiana Klopman International y el segundo en la empresa rumana DAVO Clothing. Los tejidos que se fabrican en estas dos máquinas ya se están probando en un hospital de Sofía (Bulgaria) con excelentes resultados.

 

Algunos de los factores que incrementan el índice de infecciones nosocomiales son, entre otros, la aparición de microorganismos resistentes, la mayor frecuencia de pacientes inmunodeficientes, el aumento de la complejidad de las intervenciones realizadas y la realización de procedimientos invasivos.

 

Las infecciones contraídas en el hospital están entre las principales causas de mortalidad y del aumento de la morbilidad entre los pacientes hospitalizados. Estas infecciones las padecen entre un 3 % y un 10 % de los pacientes ingresados en un hospital y presentan una tasa de mortalidad del 1 %. Además aumentan la presión sobre el sistema sanitario, por ejemplo en forma de bajas prolongadas entre 5 y 10 días a causa de estas infecciones.

 

Para más información ponerse en contacto con:

 

Leonor Camacho Cascajo

leonor.camacho@juntadeandalucia.es

 

 

Fuente: CORDIS