Facebooktwittermail

 

La cooperación europea depende de la capacidad de entenderse entre sus ciudadanos. Dado que en la actualidad la Unión Europea cuenta con veintitrés lenguas oficiales, reviste una importancia fundamental disponer de herramientas en línea que faciliten traducciones fieles al original.

A través de un proyecto financiado con fondos europeos se ha desarrollado un innovador instrumento conectado a Internet que permitirá a los proveedores de contenidos web obtener traducciones automáticas con calidad suficiente para su publicación. Este instrumento se ha diseñado para su aplicación a campos profesionales específicos, pese a lo cual no se requiere ninguna formación específica para utilizarlo.

 

Actualmente hay varias herramientas de traducción en línea a disposición del público. Muchos son ya los que utilizan algunos de estos programas, que mejoran la calidad de sus traducciones gracias a técnicas de aprendizaje automático. Se trata de sistemas que aprovechan las indicaciones del usuario para aprender de sus propios errores. No obstante, el problema reside en que las normas gramaticales explícitas son más bien la excepción y no la regla.

 

En este último punto depositó su interés el proyecto financiado con fondos europeos MOLTO («Multilingual on-line translation»). Esta iniciativa, que concluyó a principios de 2013, tenía el cometido de desarrollar un sistema que contase con reglas gramaticales. Su objetivo último era crear una técnica de traducción tan precisa que los usuarios pudieran obtener textos traducidos listos para su uso, de forma directa y sin miedo a que contengan errores.

 

A modo de demostración, el equipo del proyecto se propuso traducir varios artículos sobre patrimonio cultural contenidos en el proyecto Wikipedia. Conviene destacar que, mientras que las herramientas de traducción en línea existentes están diseñadas en su mayoría para los consumidores de información, MOLTO está dirigido a productores de la misma. Por consiguiente, la calidad debía ser lo suficientemente buena para que, por ejemplo, un sitio web de comercio electrónico pueda traducir sus páginas automáticamente sin miedo a que se trastoquen los mensajes.

 

Se espera que este proyecto tenga una gran repercusión en la percepción general sobre la traducción automática. Se trata de un campo dominado en la actualidad por herramientas sin especialización temática y con calidad únicamente suficiente para la navegación, por lo que no hay garantías de la exactitud de sus resultados. El uso de los instrumentos existentes puede conllevar la aparición de errores, por ejemplo que el sistema convierta un precio de 100 euros en 100 coronas suecas (que en realidad equivalen a en torno a 10 euros). Aunque un cliente pueda percatarse de que se ha producido un error, este podría resultar costoso a la empresa responsable si le pasa desapercibido.

Por otra parte, una traducción especializada de gran calidad puede resultar costosa y conllevar un proceso poco ágil. Gracias a MOLTO, se espera que un productor de documentos web pueda generarlos automáticamente en varios idiomas. El proyecto MOLTO ha facilitado la tarea de proporcionar traducciones de gran calidad en numerosos campos.

 

Aparte de los temas tratados en los estudios de caso efectuados por MOLTO, otros ámbitos de posible aplicación son la enseñanza a distancia, el comercio electrónico, los artículos enciclopédicos, los contratos, los manuales y las interfaces de usuario. Otras posibilidades son la traducción de descripciones de patentes o bien de objetos de museos o pertenecientes al patrimonio cultural. Otra área de desarrollo importante ha sido la traducción de materiales didácticos para las matemáticas.

 

MOLTO se aseguró de que los productores de contenidos pudiesen utilizar esta tecnología innovadora sin necesidad de dominar el idioma en el que esté escrita, por ejemplo, la descripción de una patente ni de tener grandes conocimientos de informática.

Por consiguiente, en lo sucesivo, los productores de información podrán descargar esta herramienta de forma gratuita y traducir textos a varios idiomas simultáneamente. Esta técnica es aplicable a una amplia gama de documentos web pertenecientes a dominios suficientemente delimitados y con semántica clara. A largo plazo, podría suponer una revolución en el campo de la traducción automática en línea y ofrecer ventajas a los ciudadanos de todo el mundo.

 

Fuente: Cordis