Facebooktwittermail

 

Gracias a un proyecto de investigación financiado por la UE denominado SOLAR-JET se ha logrado producir el primer carburante “solar” para reactores del mundo a partir de agua y dióxido de carbono (CO2).

El proyecto SOLAR-JET, que tendrá una duración de cuatro años, se puso en marcha en junio de 2011 y recibe una financiación de la UE de 2,2 millones de euros con cargo al Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico. En el marco del mismo, aún en fase experimental, se ha producido carburante para reactores en condiciones de laboratorio, utilizando luz solar simulada o luz concentrada.

En una primera fase, se utilizó luz concentrada para convertir el dióxido de carbono y el agua en gas de síntesis en un reactor solar de alta temperatura que contenía materiales basados en óxido de metal. Posteriormente, el gas de síntesis (una mezcla de hidrógeno y monóxido de carbono) fue transformado en queroseno utilizando el conocido proceso “Fischer-Tropsch”. En la próxima fase del proyecto, los socios pretenden optimizar el reactor solar y evaluar si la tecnología funcionará en un contexto más amplio y a un coste competitivo. 

 

Los resultados obtenidos son esperanzadores y permiten pensar que en el futuro podrá producirse todo tipo de carburantes líquidos de hidrocarburos a partir de luz solar, CO2 y agua.

 

Fuente: Delegación de la Junta de Andalucía en Bruselas