Facebooktwittermail

Los tecnólogos especializados en NIR estudian esta técnica para implementarla en campo y poder seleccionar los productos en su momento óptimo de maduración sin tener que destruirlos

Tecnova lleva cinco años apostando por el estudio y aplicación de la tecnología NIR para determinar parámetros internos de calidad de los productos hortofrutícolas, con el fin de que las agroindustrias ahorren tiempo y costes, en la evaluación de los principales aspectos que definen la calidad y, así satisfacer los niveles de exigencia del mercado.

En este sentido, personal investigador del Área de Tecnología Postcosecha y Envasado del Centro Tecnológico Tecnova, trabaja por la incoporación de la tecnología NIRs en los procesos de clasificación y análisis “on-line” en las mismas líneas de manipulado, además de llevar esta tecnología a campo. Esto permitiría poder clasificar en base a parámetros como; contenido en compuestos bioativos, ya sea licopeno en tomate, vitamina C en pimiento, entre otros, y poder realizar evaluaciones referentes a parámetros de calidad alimentaria tales como; contenido en azucares y pH o, incluso clasificar por color, como es el caso del tomate cherry, así como su uso en campo podría arrojar datos  del grado de maduración en de la sandía y el melón, etc.

A día de hoy, Tecnova está trabajando en esta campaña agrícola, en colaboración con 15 empresas hortofrutícolas, entre alhóndigas y cooperativas, todas ellas punteras en su sector, en el desarrollo de aplicaciones NIRs con distintos equipos portátiles con el objetivo de implementar esta técnica en las tareas de campo, obteniendo datos “in situ” acerca de parámetros de calidad, indicadores del momento de recolección de la sandía, lo que permitirá poder seleccionar los productos en su momento óptimo de maduración, al poder ser analizados todos y cada uno, sin tener que destruirlos.

La tecnología NIRs conlleva una serie de ventajas para las agroindustrias, como es su fácil uso, bajo coste, rapidez de análisis, y el no tener que destruir la muestra para su análisis, entre otras, lo que la convierte en una herramienta idónea para ser implantada en procesos de control de calidad, y procesos de selección y manipulado, con la ventaja de que las muestras analizadas se reincorporan a la línea de producción o incluso son analizadas sobre la misma línea de manipulado.

Por todo ello, el Centro Tecnológico Tecnova aboga por el uso de la tecnología NIRs, como una técnica más integrada en los sistemas y herramientas habituales que las agroindustrias emplean en la selección, análisis y clasificación de los productos hortofrutícolas, tanto en campo como en sus instalaciones, además de permitir la certificación de unos estándares de calidad que les permitan diferenciarse de sus competidores.

 

Fuente: Tecnova