Facebooktwittermail

Gracias a esta iniciativa las empresas podrán ser más competitivas en el exterior

Las empresas Agrar Plantas del Sur, SA; Planprotect, SL; Riegos y Tecnología, SL; New Growing Systems, SL; y Agrobío, SL. conforman el consorcio Innovative Technology for Agriculture, en el que además, colaboran las empresas Eurosemillas y Solplast.

Esta sociedad, ha sido creada en el seno de CT Tecnova, fruto del trabajo realizado conjuntamente durante años con las empresas del sector, a la hora de abordar proyectos internacionales en los que prima la cooperación y la complementariedad entre las empresas. El consorcio empresarial nace con el objetivo de acceder al nuevo mercado internacional (China) aprovechando las sinergias, capacidades y experiencias de los diferentes socios.

El fin del mismo es la compraventa, instalación, comercialización y asesoramiento de todo tipo de productos: sistemas automatizados de control de fertirrigación; sistemas de control de clima y aplicación automática de tratamientos fitosanitarios, nutricionales y bioestimulantes; placas cromáticas y feromonas; sistemas NGS de cultivo hidropónico recirculante sin sustrato; abejorros para polinización de cultivos hortícolas y frutales; insectos auxiliares para lucha biológica contra plagas; fertilizantes, insecticidas biológicos y productos para control de plagas sin residuos.

En este sentido, la empresa Eurosemillas, facilitará a las empresas el acceso al mercado Chino debido a su experiencia y proveerá las semillas de los productos hortofrutícolas, principalmente, fresa y por su parte Solplast, aportará el plástico necesario para la construcción de invernaderos.

La iniciativa surge a partir de la Cámara de Comercio de España en China, a petición del gobierno del distrito de Changping, que tras varios encuentros tanto en España como en China, se firma en 2010 un convenio de colaboración entre el Centro Tecnológico Andaluz Tecnova y Agriculture Service Center of Changping District, en la que participan las empresas Eurosemillas, New Growing Systems, Agrobio, RITEC y Solplast. El objetivo de este convenio, no es otro que, la construcción de invernaderos experimentales en la región de Changping (China) en los que se está desarrollando cultivo de fresa, así como, servir de expositor de la tecnología auxiliar agrícola de las empresas de la provincia de Almería. De esta forma, se obtiene de primera mano contacto pleno con el tejido empresarial de la zona, a la vez que se promociona los productos y servicios, obteniendo una excelente herramienta de marketing en un país de grandes perspectivas económicas como es China en la actualidad.

Las empresas promotoras de esta iniciativa fueron Eurosemillas, Solplast, New Growing Systems, Agrobío y RITEC, dedicadas a la producción de semillas, plásticos, cultivo hidropónico, control biológico y, sistemas de riego automatizado. Gracias a ello, les ha permitido participar en este estudio experimental promoviendo la investigación, desarrollo y renovación de la tecnología aplicada al cultivo de la fresa, mejorándola de forma industrial en la región asiática.

Fruto de estos resultados alcanzados y, el enorme potencial que presenta el país chino para las empresas almerienses, se ha visto la necesidad de crear una entidad como es este consorcio que se encargue de la gestión de las exportaciones en origen.

Actualmente, el consorcio se encuentra ubicado en un entorno clave como es el Parque Científico-Tecnológico de Almería, dentro del cual se encuentras diversas empresas de base tecnológica de distintos sectores de carácter relevante para la provincia andaluza.

Entre las acciones a emprender de este consorcio se encuentran, las de promover y difundir la tecnología española en el mercado chino, concienciar a los agricultores de este país de la importancia que tiene para sus cultivos el uso de tecnología punta, para aumentar la productividad en rendimientos y resultados, identificar el potencial del mercado chino para cada uno de los subsectores de las empresas del Consorcio, analizar la competencia existente tanto de proveedores extranjeros como de proveedores locales, analizar el marco legal de acceso al mercado chino: normativa fiscal y aduanera, certificaciones, requisitos administrativos, etc. y diseñar una política de marketing internacional para penetrar en el mercado, entre otros.

En definitiva, lo que se pretende es conseguir que las empresas sean más competitivas en un mercado global como en el que nos encontramos en la actualidad.

Fuente: Fundación Tecnova