Facebooktwittermail

 

 

La presidenta de la Junta de Andalucía entrega los Premios de Agricultura y Pesca 2013, donde resalta la importancia del campo y el mar para conquistar mercados

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha entregado en Sevilla los premios de Agricultura y Pesca 2013, unos galardones que reconocen el esfuerzo y el espíritu innovador de empresas, entidades, profesionales y ciudadanos destacados en los sectores agrícola, ganadero, pesquero y agroalimentario de Andalucía. Díaz, que ha estado acompañada por la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, ha destacado y agradecido la apuesta del sector agroalimentario por la sostenibilidad, la innovación y la diversificación: “Desde vuestras empresas habéis contribuido a dar un impulso a un sector clave y estratégico”, ha afirmado.

Los premiados han sido Almazaras de la Subbética (Córdoba), el empresario Manuel Vaquero Ortiz, la cooperativa granadina La Palma, la Cofradía de Pescadores de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), la empresa malagueña Pinchomanía, Pesquerías Isla Mayor (Sevilla), la cooperativa provincial almeriense agraria y ganadera San Isidro (CASI), el Programa de televisión ‘Comételo’ y la gerente de la cooperativa jiennense Olivar de Segura, Pilar Molina Romero. La mención especial de esta edición se ha concedido a Josefa Moreno Benítez, que actualmente está al frente de una empresa familiar armadora de buques de pesca en Huelva.

Susana Díaz ha resaltado que los premiados son exponentes de esa “cultura del esfuerzo que tanto necesitamos en Andalucía”, una tierra, ha defendido, que “tiene por delante el reto de conquistar a todos, de ser una tierra de confianza y atractiva para la inversión”.

Con respecto a la agricultura, la presidenta ha recordado que “hoy día, el campo andaluz es un sector moderno que representa el 32% de la renta agraria del país” y el 8% del PIB andaluz, y sus productos se han convertido “en unos perfectos embajadores de la marca Andalucía más allá de nuestras fronteras”. No obstante, ha instado a que no se deje de innovar, de buscar más calidad y excelencia, porque, como ha defendido, “el objetivo es que seamos capaces de competir en calidad, diversidad, sostenibilidad y eficiencia”.

Díaz ha anunciado una mayor colaboración con las cadenas de distribución para mejorar la promoción de los productos andaluces y ha insistido en que el Gobierno andaluz seguirá alentando la internacionalización de las empresas y productos de la región para ganar mercados.

Nuevo Programa de Desarrollo Rural

Asimismo, ha referido que, en el marco de las políticas agrarias europeas con horizonte 2020, el medio rural andaluz contará con nuevos instrumentos de apoyo y con más de 2.400 millones de euros para un nuevo Programa de Desarrollo Rural, que estará centrado en inversiones que mejoren la competitividad y la sostenibilidad.

Un programa, ha detallado, que apoyará de forma diferencial a las entidades de economía social, los jóvenes y las mujeres “para lograr no sólo una mayor generación de empleo y riqueza, sino que éstos estén también mejor repartidos. Un programa de apoyo comprometido con la igualdad de oportunidades”, ha razonado.

En el plano legislativo, la presidenta andaluza ha señalado que “en próximas fechas vamos a remitir al Parlamento la Ley Integral de Agricultura y vamos a continuar luchando para acabar con las regulaciones injustas que restan competitividad a nuestros productores, como las que regulan las tarifas eléctricas y que amenazan nuestro sistema agrícola más productivo: el regadío”.

“No es justo que la competitividad del sector se busque únicamente a costa del salario del agricultor”, ha apostillado Díaz con rotundidad, que ha reclamado que “hay que dignificar el trabajo del medio rural; no puede haber tanta diferencia de precios entre quien produce y el consumidor”.

Conflictos pesqueros

En cuanto a la pesca, la presidenta de la Junta ha expresado la preocupación del Gobierno andaluz por los dos conflictos que atenazan al sector: los problemas para faenar en los caladeros marroquíes y los de la flota de cerco, que se ha visto abocada al amarre por la veda de la sardina decretada por el Gobierno de España.

Con respecto al conflicto en los caladeros marroquíes, Díaz ha señalado que “la labor de todos tiene que ser exigir que se garantice la seguridad de nuestros pescadores y que puedan faenar en las condiciones adecuadas”. Y en lo tocante a la veda de la sardina, ha reclamado “sensibilidad” y alguna alternativa al Gobierno central para con un sector “especialmente castigado en los últimos años”.
Fuente: Junta de Andalucía