Facebooktwittermail

La aplicación ha sido diseñada para Aprosub y permite la distinción entre campos semánticos mediante el uso de color o facilitar la comunicación entre los profesionales y las familias

La empresa cordobesa Signlab, situada en el Parque Científico y Tecnológico de Córdoba, ha desarrollado en colaboración con Aprosub un sistema de comunicación y aprendizaje para personas con discapacidad intelectual, con el objetivo de intentar mejorar la calidad de vida de este colectivo.

 

GenieAPP, como se denomina la herramienta, es un sistema alternativo y aumentativo de comunicación para tablet y smartphone, adaptado a las necesidades específicas de Aprosub, tanto como sistema de comunicación como herramienta educativa. Esta aplicación se ha diseñado para cubrir las necesidades que han planteado los propios cuidadores de esta asociación.

 

En una primera fase se buscaba paliar los problemas de usuarios con grandes problemas de comunicación. “Una vez conseguido esto, nos embarcamos en un proyecto más ambicioso, que permita más posibilidades a la aplicación y así incorporar a otros usuarios con mayores capacidades”, explica Paco Rincón, gerente de Signlab.

 

En la actualidad se trabaja en el desarrollo de GenieAPP como herramienta educativa, aprovechando las principales ventajas que ofrece en este campo, como la sencillez de uso, la posibilidad de múltiples configuraciones o de silabeo al leer los pictogramas, entre otros. Pero además, la aplicación cuenta con nuevas aportaciones como la distinción entre campos semánticos mediante el uso de color o facilitar la comunicación entre los profesionales y las familias.

 

La herramienta viene a sustituir a un antiguo libro de pictogramas con el que trabajaban las familias, pero que obliga a las familias a estar constantemente mirando el libro y a conocer ese lenguaje. GenieApp permite al usuario pulsar un pictograma y que una voz reproduzca su necesidad.

 

Según explica el gerente de SignLab, GenieAPP es el ejemplo de cómo creando lazos entre una entidad y una empresa privada y consiguiendo una implicación total por ambas partes (desde la parte técnica a la financiación) se puede lograr que un pequeño proyecto se convierta en algo mayor y mejor. “Pero sobre todo, lo que buscan tanto Signlab como Aprosub es mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad”, indica Paco Rincón.

 

Fuente: Rabanales 21