Facebooktwittermail

 

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio afirma que el Real Decreto que regula la actividad de producción eléctrica provoca “inseguridad jurídica”

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, ha trasladado a la Asociación Nacional del Productores e Inversores de Energía Fotovoltaica (Anpier) la apuesta del Gobierno andaluz para fomentar el uso de las energías renovables en la comunidad y fortalecer de esta manera el desarrollo socioeconómico y la generación de empleo. En un encuentro mantenido con la asociación, Serrano ha manifestado que la utilización de este tipo de energía es clave también para reducir el consumo de combustibles fósiles y, con ello, las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

 

La Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energía Fotovoltaica, Anpier, es una organización si ánimo de lucro, para la representación de los productores e inversores de energía fotovoltaica que agrupa a 4.600 socios.

 

En relación con el real decreto aprobado por el Gobierno central para regular la actividad de producción de energía eléctrica a partir de las renovables, cogeneración y residuos, la consejera de Medio Ambiente ha destacado la “inseguridad jurídica y de perplejidad generalizada” que se ha generado al cambiar las reglas del juego sin coordinar sus propuestas ni con las comunidades autónomas ni con el sector ni con las empresas.

 

Según Serrano, el impacto de esta norma en Andalucía puede suponer la reducción de más de 340 millones de euros anuales de ingresos, además de afectar a unos 4.000 empleos directos asociados a las plantas que están operativas. Esta normativa frenará también el desarrollo de 950 proyectos prioritarios con la tramitación administrativa regional ultimada, que supondrían unos 4.000 nuevos megavatios en tecnologías renovables, una inversión de 11.700 millones de euros y la generación de más 38.000 empleos.

 

Andalucía, la segunda en España en cuanto a potencia conectada a red, cuenta con al menos 26 instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo instantáneo, con una potencia total de 0,48 MW y con más de un centenar de empresas dedicadas a la explotación de los 875 MW fotovoltaicos conectados a red en funcionamiento.

 

En la actualidad, la comunidad autónoma andaluza lidera la clasificación nacional en instalaciones solares térmicas, además de ser la región española con mayor potencia eléctrica instalada con aprovechamiento de la biomasa. Igualmente, Andalucía es la primera comunidad en capacidad de producción de biocarburantes y la número uno en Europa en proyectos comerciales de centrales termosolares para la producción de electricidad. Nuestra región, que ha superado ya el objetivo marcado para 2013 de alcanzar los 400 MW de energía solar fotovoltaica, es también una de las más activas en cuanto a instalaciones de energía eólica.

 

Fuente: Junta de Andalucía