Facebooktwittermail

 

La Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible 2020 se adaptará a los retos surgidos con la crisis y la transformación económica

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús serrano, ha apelado a la colaboración institucional para desarrollar un nuevo modelo productivo basado en una economía verde, “que genere empleo a partir de la innovación y la ecoeficienciencia y que garantice la igualdad y la cohesión social”. En esta línea, la consejera ha informado en el Parlamento andaluz de que su departamento ha elaborado ya un primer borrador de Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible (EADS) 2020, que actualizará y renovará la ‘Agenda 21 Andalucía’ vigente durante los diez últimos años. Además, “se está recabando información, aportaciones y sugerencias de instituciones, entidades y asociaciones públicas y privadas y de la ciudadanía en general, para elaborar entre todos un segundo borrador”.

 

Según Serrano, esta nueva planificación dará continuidad a las políticas de sostenibilidad de la Junta, especialmente en la consolidación de los esfuerzos realizados en energías renovables, agricultura ecológica, reforestación y reciclaje de residuos, además de afrontar los nuevos retos surgidos con la crisis económica y el cambio global.

 

Durante su intervención, la consejera ha afirmado que, de acuerdo con las orientaciones de la Cumbre de Naciones Unidas Río+20 y de la Estrategia Europa 2020, el plan de la Junta prestará especial atención a objetivos como el empleo, la investigación y la innovación, la competitividad, la educación, la reconversión gradual de los modelos no sostenibles de consumo y producción, la lucha contra la pobreza y la integración de las personas y colectivos en riesgo de exclusión social.

 

Entre otros contenidos, la EADS 2020 incluirá un diagnóstico de la situación ambiental de la comunidad autónoma, una definición de propuestas de actuación por áreas temáticas y un sistema de indicadores de seguimiento.

 

En este sentido, la titular de Medio Ambiente ha subrayado que la Estrategia se sustenta en una serie de “principios guía de carácter ético en los que prevalecen el compromiso intergeneacional, la armonía con la naturaleza, el principio de precaución, la cohesión y participación social y la responsabilidad compartida”.

 

En definitiva, se trata de reforzar en Andalucía las políticas e iniciativas públicas y privadas que promuevan un modelo de desarrollo sostenible basado en la transición a una economía verde y en el que se integren consideraciones ambientales, económicas y sociales en aras de la creación de empleo en la comunidad autónoma.

 

Para ello, se persigue, según Serrano, fomentar la cooperación nacional e internacional y trasladar al ámbito regional los compromisos en materia de conservación del capital natural, fortalecer la capacidad de adaptación de los ecosistemas andaluces en un escenario de Cambio Global, acercar los servicios e infraestructuras ambientales a la sociedad andaluza, mejorar el conocimiento y técnico o propiciar la generación y consolidación de empleo y riqueza en el contexto de una economía verde, así como promover iniciativas que reduzcan las desigualdades socieconómicas de la población.

 

Fuente: Junta de Andalucía