Facebooktwittermail

 

El consejero de Economía se marca como uno de los objetivos prioritarios “hacer avanzar” el tejido empresarial, sobre todo, la base industrial

 

El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, ha apostado por un “profundo” cambio del modelo productivo, con un papel central en la innovación, al ser el único camino para hacer frente a la crisis. Así lo ha manifestado durante su intervención en el foro organizado por la Asociación por el Progreso de la Dirección (APD) en Sevilla.

 

En esta línea, ha destacado que la “única” forma de propiciar un modelo de crecimiento sostenible supone abogar por actividades que generen cadenas de valor añadido, por la inversión productiva y por los factores productivos endógenos.

 

Por el contrario, según ha criticado, en el último año y medio, la política económica española “lo ha obviado”, y ha prevalecido, a nivel estatal, una política “exclusivamente subordinada” a la consolidación fiscal, con los “mayores recortes” de gasto público y mayores aumentos de impuestos de la democracia. Y todo ello, ha añadido, ha tenido un “impacto inmediato, la marcha atrás en nuestra economía real y en nuestro modelo de bienestar social”.

 

Sánchez Maldonado ha explicado que desde las comunidades autónomas “no se pueden manejar los ciclos económicos”, es decir, las políticas de demanda; si bien, sí tienen competencias, compartidas, en políticas de oferta, que son las orientadas a impulsar los factores productivos y la economía real.

 

No obstante, el problema, ha dicho, es que el 80% de los recursos de que disponen las comunidades autónomas proceden del Estado, y eso, actualmente, se traduce en un mínimo margen de maniobra para la gestión autonómica. Además, ha recordado que en el próximo año “diversas decisiones” del Gobierno central suponen un recorte en las cuentas autonómicas de más de 1.220 millones de euros.

 

A pesar de estas “limitaciones presupuestarias”, ha valorado la política económica del Gobierno andaluz, que actúa con programas que, aunque “modestos” en sus dotaciones económicas, son “innovadores”, fundamentalmente porque han surgido para hacer frente a esos ajustes presupuestarios y se adaptan a las nuevas necesidades de la economía andaluza.

 

En este sentido, ha mencionado el Plan de Choque por el Empleo, que se reeditará en los dos próximos años y está movilizando alrededor de 400 millones de euros; la Ley de Función Social, que da cobertura a necesidades básicas como la alimentación y la atención a la dependencia, o el Bono de Empleo Joven, que supone una “oportunidad laboral” para menores de 35 años con cualificación superior.

 

Avanzar en el tejido empresarial

“Nosotros apostamos con firmeza por las empresas”, ha remarcado, por lo que nuestro objetivo prioritario en esta materia es “hacer avanzar el tejido empresarial, sobre todo, la base industrial”. Con este fin se prevé poner en marcha, antes de que acabe el año, un Programa de Recapitalización de las Pymes industriales que estará dotado inicialmente con 150 millones de euros y que consistirá en préstamos participativos.

 

Pero también, ha señalado el consejero, “queremos mejorar el funcionamiento de la administración pública en sus relaciones con los empresarios”. En este sentido, antes de finales de año la Agencia Andaluza de Defensa de la Competencia asumirá la responsabilidad y el control para mejora de la regulación económica. Se simplificará y perfeccionará el actual marco regulador, se mejorarán los procedimientos de elaboración de las normas introduciendo un sistema para evaluar su impacto y, de esta forma, se reforzarán los principios de necesidad, proporcionalidad, mínima distorsión, transparencia, procedibilidad, y eficacia. Asimismo, realizará una evaluación de los efectos de la normativa de las administraciones públicas sobre las actividades económicas, en especial en la inversión productiva y en el empleo.

 

Otras iniciativas mencionadas por el consejero que responden a problemas de la actual coyuntura económica han sido el nuevo Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Andaluza o los programas Cheque Innovación o Localiza-In. Se trata de instrumentos que, más allá de paliar la situación derivada de la crisis, pretenden reactivar la economía mediante la revaluación de activos, es decir, de personas, de infraestructuras y de empresas.

 

Finalmente, Sánchez Maldonado, consciente de que la revaluación del modelo productivo en Andalucía “sobrepasa” la labor de un Gobierno regional y de, incluso, una legislatura, ha apostado por “marcar el camino”, puesto que “tenemos la responsabilidad de poder creer en nosotros mismos y en la capacidad para obtener el máximo rendimiento de los activos que hemos creado en los tiempos de bonanza”.

 

Fuente: Junta de Andalucía