Facebooktwittermail

 

El consejero asiste a la presentación del ranking de ‘Andalucía Económica’ sobre las 1.200 mayores firmas y destaca las fortalezas del tejido productivo de la comunidad

 

El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, ha animado a las empresas andaluzas a ganar en dimensión, capacidad y competitividad, basada en innovación y eficiencia en la producción de bienes y servicios, como clave para facilitar la recuperación económica y el posicionamiento de andaluza en el escenario global.

 

Sánchez Maldonado, que ha asistido en Sevilla a la presentación del ranking empresarial que edita ‘Andalucía Económica’, y que recoge a las 1.200 mayores empresas de la comunidad, ha recordado que Andalucía “se está esforzando por revaluar al máximo sus activos para superar la crisis económica”, con indicadores como el crecimiento de la ocupación y la afiliación a la Seguridad Social; la mejora de las expectativas tanto de los empresarios andaluces y nacionales; la recuperación del ritmo de creación de empresas, o un registro exportador récord en la serie histórica andaluza, de 26.000 millones de euros.

El consejero ha explicado que “estos primeros resultados positivos son fruto de la de las decisiones que se adoptan en materia de política económica desde cada ámbito competencial, pero también de la radiografía evolutiva del tejido empresarial”. En este sentido, ha resaltado” el potencial económico, en términos de riqueza y empleo”, de las 1.200 empresas recogidas en este ranking, “referentes en una región caracterizada por contar con una masa crítica de empresas de pequeño tamaño, pero importante en número, en diversidad y con gran potencial para cooperar y dimensionarse”.

 

A largo de la crisis económica, ha añadido, “el tejido empresarial andaluz ha demostrado su competitividad en la ganancia de mercados exteriores y una mayor iniciativa emprendedora, pero también se ha resentido, con la desaparición del 10% de las pymes entre 2007 y 2013″. Para el titular de Economía, “esto se ha debido, fundamentalmente, a la debilidad estructural del tejido productivo andaluz, con cerca de medio millón de empresas que, en un 95,7%, son pequeñas (menos de 10 trabajadores)”.

 

A pesar de estos datos, ha apuntado Sánchez Maldonado, Andalucía “está más preparada que nunca para retomar la senda de crecimiento, sobre la base de los activos económicos que ha construido en las tres últimas décadas”. Así, ha indicado, actualmente la base empresarial la configuran potentes sectores tradicionales, como el turismo, la construcción, la agroalimentación o la minería; y sectores tractores de alto valor añadido, como el aeronáutico, biotecnología, industria química, las TIC o las energías renovables, altamente competitivos y que, en su conjunto, aportan el 55% del Valor Añadido Bruto (VAB) regional.

 

Dimensión y competitividad

 

Para reforzar todo ello, el consejero ha señalado la necesidad de que el tejido empresarial andaluz gane en dimensión, capacidad y competitividad; de consolidar la estructura productiva sobre la I+D y propiciar la reindustrialización como núcleo generador de valor añadido; dimensionar la actividad empresarial mediante el apoyo al emprendimiento, la financiación de las pymes, la reducción de costes y trámites administrativos y el impulso a sectores tradicionales en sinergia con sectores de alta tecnología.

 

Hacia esos objetivos, ha explicado, se dirigen las últimas medidas aprobadas por el Gobierno andaluz, como las ayudas a la recapitalización de pymes industriales, el Programa de Impulso a la Construcción Sostenible, la reducción en un 33% de los trámites burocráticos competencia de la Junta de Andalucía para crear una empresa, el servicio de apoyo a la creación de empresas ‘Andalucía emprende más’, el Programa Emple@joven o, en breve plazo de tiempo, un Plan de Empleo Especial para mayores de 35 años.

 

Según Sánchez Maldonado, las perspectivas para 2014 son positivas y es el momento de consolidar un crecimiento sostenible de la economía y el empleo, pero ambas cosas no serán posibles si no se da prioridad a la economía real frente a la especulativa. Y ello requiere, ha añadido, que cambie la política económica del Gobierno de España y de la UE, con medidas que estimulen el crecimiento y la unión bancaria real en el menor plazo posible, y con políticas que impulsen la reindustrialización, la investigación y la innovación, así como los recursos energéticos eficientes que aseguren la sostenibilidad.

 

Fuente: Junta de Andalucía