Facebooktwittermail

 

 

Andalucía es la única comunidad española que trabaja, junto a cinco países europeos, en el desarrollo y la mejora de esta tecnología

La Consejería de Salud y la Universidad de Málaga participan en un proyecto europeo que persigue desarrollar y perfeccionar la tecnología necesaria para garantizar una comunicación directa y a tiempo real entre las personas mayores que viven solas y su médico. Se trata de una iniciativa que une la robótica y la medicina para mejorar la calidad de vida de los pacientes de avanzada edad que viven en sus hogares de manera independiente pero que requieren de determinados cuidados sanitarios para tener un óptimo estado de salud.

Este trabajo, financiado con tres millones de euros por el Séptimo Programa Marco de la Comisión Europea en su convocatoria de 2011, pretende monitorizar la salud de las personas mayores que permanecen en su hogar en tiempo real mediante un robot denominado Jirafa (traducción del inglés de Giraff+) que cuenta con un monitor y altavoces. Adicionalmente, también satisfará las necesidades de interacción social.

El uso de este robot forma parte del proyecto global que financia la Unión Europea y que, en términos generales, pretende crear una red de sensores distribuidos en el hogar que, de forma complementaria y coordinada, pueda controlar otros parámetros relativos al bienestar del paciente. Para poner a punto la tecnología, el prototipo se encuentra en pruebas en tres domicilios de la provincia de Málaga, dos en la capital y uno en Estepona. Está previsto que se incorpore un cuarto robot en el hogar de otro vecino de Estepona.

En este sentido, la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, ha visitado al centro de salud de La Lobilla de Estepona para comprobar de primera mano cómo funciona esta tecnología, el modo en que ha sido acogida por los pacientes y los beneficios directos que podrá tener sobre la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía.

El robot permite al paciente interactuar con el exterior como plataforma de comunicación con familiares, amigos y cuidadores, además de hacerlo con el profesional sanitario. Para facilitar su utilización, funciona de manera muy sencilla con sólo tres botones en un mando a distancia y dos en el propio dispositivo. La persona externa que pretenda una conexión con el paciente sólo deberá disponer de un programa informático que le permitirá controlarlo sencillamente con el ratón del ordenador.

Sistema global de información

El robot constituye un sistema global de información sobre el paciente que, durante los próximos tres años -periodo en el que se prolonga el proyecto-, será mejorado y modificado según las necesidades de los usuarios. Para ello, se han creado grupos de trabajo compuestos por profesionales sanitarios, pacientes y cuidadores, con el objetivo de ir afinando las aplicaciones y servicios que se van implementando.

De hecho, el robot forma parte de un proyecto global que pretende alcanzar el grado máximo de tecnología en casas inteligentes en las que existan sensores y sistemas de reconocimiento e identificación del estado en el que se encuentra el usuario, midiendo parámetros no sólo fisiológicos, sino de actividad real, como detectar una caída o movimiento del mobiliario (sillas, mesas, etc.).

Seis países europeos unidos por la salud

Este proyecto internacional comenzó a principios de este año y en él participan una docena de instituciones de seis países europeos: Suecia, España, Portugal, Italia, Reino Unido y Eslovenia. En el caso concreto de España, intervienen la Universidad de Málaga y el Servicio Andaluz de Salud.

La presencia de ambas instituciones andaluzas ha sido gestionada por la Oficina de Proyectos Internacionales del sistema sanitario público de Andalucía, perteneciente a la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, entidad central de gestión y apoyo a la investigación en la sanidad andaluza. Esta oficina preparó el año pasado 73 solicitudes de proyectos de investigación en salud que optan a financiación internacional, lo que representa un incremento del 108,5% respecto a 2010, cuando se presentaron 35.

Actualmente, en el sistema sanitario público de Andalucía existen 28 ayudas internacionales activas en distintas modalidades (recursos humanos, proyectos de investigación, redes, etc.) y en cinco de ellas, la sanidad andaluza figura como entidad líder. Estos datos ponen de manifiesto la consolidación de la presencia de científicos andaluces y sus iniciativas en investigación biomédica en el escenario internacional, y el liderazgo del sistema sanitario público andaluz a nivel europeo.

La Oficina de Proyectos Internacionales trabaja de forma coordinada con el resto de fundaciones gestoras de la investigación en salud. En este caso concreto, el proyecto ha contado con el apoyo y respaldo de la Fundación Pública Andaluza para la Investigación de Málaga en Biomedicina y Salud (Fundación Imabis).

Fuente: JUnta de Andalucía