Facebooktwittermail

 

 

Dos empresas de carácter biotecnológico y una spin off están ya interesadas en el desarrollo y posterior comercialización de los fármacos

Profesionales del sistema sanitario público de Andalucía están liderando dos proyectos de investigación orientados, por un lado, a mejorar el diagnóstico y tratamiento de la neumonía asociada a la ventilación mecánica, y por otro, a lograr una vacuna que proteja a los pacientes de infecciones por la bacteria Acinetobacter baumannii. La primera es una de las infecciones más frecuentes en las unidades hospitalarias de cuidados intensivos (UCI), y la segunda es una de las bacterias que con mayor frecuencia causa infección nosocomial en estas áreas. Se da la circunstancia, además, de que cada vez hay menos antibióticos activos frente a ellas, por lo que se hace muy difícil el tratamiento.

De hecho, la neumonía asociada a la ventilación mecánica es la infección nosocomial más común y grave que se produce en las UCI, ya que se registran de 8 a 15 casos por cada 1.000 días de ventilación mecánica. La mortalidad varía entre el 20 y el 50%. La bacteria, por su parte, es la segunda causa de neumonía tardía asociada a ventilación mecánica y en algunos países, como España, es multirresistente en más del 50% de los casos.

Son, por tanto, dos trabajos ambiciosos ya que solo el proyecto europeo, denominado ‘MagicBullet’, está respaldado por la Unión Europea con casi seis millones de euros a través del séptimo Programa Marco. De hecho, es el primer caso en el que Andalucía coordina un proyecto internacional en el que colaboran más de 60 investigadores pertenecientes a 35 prestigiosas instituciones de España, Grecia, Italia, Alemania y Francia, la mayoría de carácter público, a las que se suman dos empresas biotecnológicas ubicadas en Sevilla y Madrid.

‘MagicBullet’, tiene una duración de tres años y está coordinado por el especialista de la Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva del Hospital Universitario Virgen del Rocío, José Miguel Cisneros. El equipo multidisciplinar implicado, formado por profesionales referentes en cuidados intensivos, dirigidos por el especialista de la Unidad Clínica de Cuidados Críticos y Urgencias del mismo centro, José Garnacho, así como otros expertos en enfermedades infecciosas, microbiólogos, farmacólogos e investigadores básicos, celebró la primera reunión para la puesta en marcha del proyecto el pasado mes de febrero en el Hospital Virgen del Rocío/Instituto de Biomedicina de Sevilla.

Los objetivos del proyecto son mejorar el pronóstico de los pacientes con neumonía asociada a la ventilación mecánica, contribuir a paliar la crisis de los antibióticos y generar riqueza mediante la generación de patentes.

Además, está previsto que antes del verano se inicie un ensayo clínico con 500 pacientes cuya hipótesis de partida es que un medicamento libre de patente, la colistina, podría convertirse en la terapia más eficaz frente a la neumonía asociada a la ventilación mecánica. Este fármaco está entre los que se denominan huérfanos ya que, tras su comercialización en los años 40, cayó en desuso.

Asimismo, el equipo va a valorar otros aspectos como el comportamiento farmacocinético y farmacodinámico de este fármaco, su posología, el impacto sobre la flora intestinal y la posible aparición de resistencias. Por último, los objetivos del proyecto prevén mejorar los tiempos de diagnóstico de la neumonía y la determinación de los patógenos causantes de la misma, para evitar retrasos en la instauración del tratamiento antibiótico más idóneo. En la actualidad, el diagnóstico microbiológico de esta infección está disponible a las 72 horas y el objetivo del estudio es que se pueda facilitar en las primeras seis horas.

Fuente: Junta de Andalucía