Facebooktwittermail
El Parque Científico Tecnológico de Córdoba y la multinacional Clarke, Modet & Cº han celebrado un desayuno de trabajo sobre inteligencia tecnológica y transferencia de tecnología: dos herramientas imprescindibles en el ámbito estratégico empresarial por su potencial para generar ventajas competitivas.
En el encuentro, el director general de Clarke, Modet & Cº, Alejandro Klecker de Elizalde, y el abogado y director de la oficina de Clarke, Modet & C° en Alicante, Salvador Sánchez, analizaron cómo y por qué deben tomarse las decisiones sobre proyectos técnico-competitivos en las empresas para que estas sean más eficientes y rentables.
En su intervención, Alejandro Klecker subrayó que el uso de la inteligencia para obtener conocimiento tecnológico es fundamental para alcanzar y mantener una posición competitiva. “Para tomar decisiones sobre I+D+i, es necesario, en primer lugar, que las entidades hagan acopio de información, la analicen y la distribuyan al órgano que toma esas decisiones”.
Dicha información se puede obtener mediante observación, consultas a expertos, páginas web o literatura técnica, pero el 90% de ese conocimiento tecnológico se encuentra en las patentes. En el mundo se desarrollan al año 1 millón de patentes y existen 54.000 campos tecnológicos.
En este sentido, Salvador Sánchez destacó que las patentes, como fuentes de información, “ofrecen una información fiable; temprana, es decir, antes de que el producto esté en el mercado; y estructurada”. 
Sánchez añadió que, “si una empresa no obtiene la información, puede que invierta tiempo y dinero en un desarrollo que ya está patentado, por ejemplo”. De hecho, en la UE se pierden al año 30.000 millones de euros en realizar desarrollos de I+D que ya están patentada en otros países.
Además, las patentes son importantes porque “protegen nuestra I+D+i. Si queremos que el desarrollo de innovación de una empresa o una universidad sea más eficiente y rentable, es necesario protegerlo para que no se aprovechen otros”.
La directora de Proyectos de Rabanales 21, Rocío Muñoz Benito, destacó el papel que juegan los Parques Científicos y Tecnológicos como lugares de encuentro que propician la interrelación entre el mundo científico-académico y las empresas.
“En Rabanales 21 facilitamos la transferencia de conocimientos y tecnología, promoviendo el desarrollo de la innovación tecnológica y la cultura emprendedora. Además, gestionamos ayudas y asesoramos a empresas y entidades para que puedan patentar sus desarrollos”, concluyó.
Fuente: Rabanales 21