Facebooktwittermail

Investigadores alemanes, italianos, israelíes y británicos, beneficiarios de fondos de la UE, han logrado un gran progreso en el campo de la neurocirugía robótica

El proyecto Robocast ha permitido crear un nuevo tipo de robot que presenta dos grandes ventajas para los cirujanos: 13 tipos de movimientos para una cirugía mínimamente invasiva y una retroalimentación háptica, es decir, las señales físicas que permiten al cirujano evaluar el tejido y percibir la intensidad de la presión aplicada durante la operación.

Este robot ya ha realizado neurocirugías endoscópicas sobre modelos anatómicos, y se ha observado cómo se divide por diez los temblores de mano de un cirujano, lo que los hace útiles para proteger la frágil materia cerebral. Una vez que esté listo para intervenciones en el ser humano podrá aliviar el sufrimiento en enfermedades como el Parkinson, tumores cerebrales o el síndrome de Tourette.

En este campo, el proyecto de seguimiento ACTIVE está comenzando la investigación paralela de la neurocirugía robótica para operaciones que exigen que el paciente permanezca despierto. Hasta tres robots (dos equipados con sensores y efectores finales para operar y uno que reduce activamente los movimientos de cabeza) deben cooperar y ayudar al cirujano a realizar la operación.

Fuente: Delegación de la Junta de Andalucia en Bruselas