Facebooktwittermail

Los nanotubos de carbono permiten generar microcomponentes mecánicos, tal y como se desprende de una investigación liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ha logrado mecanizar un microrotor de nitruro de silicio con estas estructuras. Los expertos señalan que este hallazgo abre la puerta a la mecanización de componentes miniaturizados basados en materiales no conductores eléctricos

El estudio ha utilizado la técnica de la electroerosión. Según ha explicado el CSIC, se trata de una de las técnicas “más prometedoras” para obtener componentes miniaturizados con formas complejas porque está basada en la generación de arcos eléctricos entre el electrodo y el componente, eliminando parte de este último para generar la forma deseada.

En este sentido el investigador responsable del trabajo en el Instituto de Cerámica y Vidrio del CSIC, Manuel Belmonte, ha indicado que la electroerosión “no es aplicable cuando el componente no es conductor eléctrico”.

Durante la investigación, el equipo liderado por Belmonte ha aumentado la conductuvidada eléctrica del material cerámico en 13 órdenes de magnitud, a través de la introducción de nanotubos de carbono en el nitruro de silicio. Es la primera vez que se logra mecanizar un rotor cerámico de menos de 4 milímetros de diámetro.

Belmonte ha apuntado que este método “permitirá en el futuro fabricar microcomponentes con formas complejas basados en materiales cerámicos de elevada dureza y, normalmente, difíciles de mecanizar”. Según el investigador del CSIC, este avance “podrá ser aplicado en campos como la energía, el transporte, las comunicaciones y la medicina”.

Fuente: Europa Press