Facebooktwittermail

Galileo, el sistema de navegación por satélite financiado por la Unión Europea (y que acarreará un coste de miles de millones de euros), generará próximamente mediciones precisas de ubicación para los usuarios de las carreteras de Europa. Pero el principal medio utilizado en el comercio internacional -la industria marítima transporta cerca del 90 % de los bienes comercializados a escala planetaria- aún se nutre de tecnología desfasada con una capacidad de precisión limitada que además resulta cara y poco eficaz.

 

Ocho institutos científicos de seis países europeos participan en el proyecto DOCKINGASSIST, creado para eliminar el grado de incertidumbre que conllevan el atraque y las maniobras de los buques portacontenedores, graneleros y otros barcos de gran tamaño gracias al desarrollo de una red inalámbrica nueva basada en un sistema mundial de navegación por satélite distinto al resto.

 

Las maniobras que han de realizar los barcos grandes resultan complicadas, sobre todo para las PYME, las cuales forman el grueso del sector marítimo. Dado que, según las previsiones, el transporte marítimo se duplicará en los próximos quince a veinte años, las empresas se someterán a una presión cada vez mayor para aumentar su capacidad de carga y transporte con buques mayores y más frecuencias aprovechando las ventajas de la economía de escala.

 

Los barcos de gran tamaño suelen entrar a puerto asistidos por prácticos, pilotos especializados en navegar por un puerto en concreto. En la mayoría de los casos, el práctico utilizará el equipo de a bordo para conducir el buque hacia su punto de amarre, un equipo que cuenta con un sistema de información y visualización de las cartas electrónicas (ECDIS) o mapas en papel y un receptor GPS. Esto puede originar problemas si se producen errores en dichos sistemas sin que este se percate de ellos.

 

La solución de DOCKINGASSISTS posee dos partes principales: una Estación Base (BS) instalada en el puerto y una Unidad Portátil para el práctico (PPU) que se lleva en el buque. La unidad portátil resulta útil para el práctico a cargo de conducir el barco hacia el muelle sin necesidad de contar con sistemas de atraque caros.

 

El sistema permite aumentar la precisión de los datos de ubicación y velocidad gracias a la estación base estática, que identifica errores y los transmite por vía inalámbrica al receptor. De este modo se logra transmitir correcciones en los datos e intercambiar información importante entre el puerto y los buques como la relacionada con la meteorología, la ubicación de otras naves y el nivel de la marea.

 

La tecnología de DOCKINGASSIST reducirá el plazo de transporte y mejorará la gestión portuaria. El equipo afirma que de este modo se ahorrará tiempo, combustible y costes operativos. Además se reducirán las emisiones de CO2 y el impacto medioambiental del transporte marítimo.

 

Los socios de DOCKINGASSIST ya han demostrado la idea principal de su proyecto y han transferido la tecnología extraída de las actividades científico-tecnológicas a las PYME del consorcio. Las tareas de difusión se han producido tanto a nivel nacional como internacional a través de talleres, exposiciones y distintos medios de comunicación.

 

La UE aportó 1 122 633 euros al proyecto DOCKINGASSIST, puesto en marcha en noviembre de 2011, en virtud del programa «Investigación en beneficio de las PYME».

 

Para más información, consulte:

DOCKINGASSIST
http://www.dockingassist.eu/

Ficha informativa del proyecto

http://cordis.europa.eu/projects/rcn/101015_es.html

 

Fuente: CORDIS