Facebooktwittermail

María Jesús Serrano aboga por implantar actividades turísticas respetuosas con el medio ambiente en los espacios naturales para promover el desarrollo socieconómico y generar empleo


La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha acreditado a 27 empresas turísticas del Parque Nacional y Parque Natural de Sierra Nevada para su incorporación como puntos de información de la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS), un reconocimiento a la calidad turística auspiciado por la Federación Europea de Parques, en un acto presidido por la consejera, María Jesús Serrano. De estas firmas, 18 renuevan la certificación y nueve acceden a ella por primera vez.

 

En el acto se ha entregado también este sello a tres empresas de la Marca Parque Natural de Andalucía que ofrecen sus productos y servicios en el ámbito de este espacio natural protegido. Según Serrano, con estas nuevas incorporaciones, son ya más de 200 las empresas localizadas en Andalucía que se benefician de las ventajas de la implantación de la Carta en lo relativo a la promoción de sus servicios. La obtención de este distintivo supondrá también para estas firmas una mejora ambiental de su actividad y una garantía de calidad para las prestaciones que ofrecen a sus usuarios. En concreto, en Sierra Nevada existen 26 empresas acreditadas, lo que le convierte en el segundo espacio natural con mas firmas certificadas, tras Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

 

Este certificado europeo de calidad europea se concede a aquellos espacios protegidos que reúnen las condiciones necesarias para compatibilizar el desarrollo turístico y la preservación del patrimonio natural y cultural, a través de criterios de sostenibilidad en las actividades ligadas al turismo y la implicación de todos los agentes que operan en estos enclaves naturales.

 

Según Serrano, con la aplicación de esta Carta se pretenden crear las condiciones necesarias para compatibilizar el desarrollo turístico y la preservación del patrimonio natural y cultural de estos enclaves. En definitiva, se persigue implantar un modelo de turismo sostenible en los espacios naturales andaluces para fomentar el empleo en los núcleos rurales.

 

Para ello, la Consejería promueve la implicación de todos los sectores relacionados en el turismo, tanto públicos como privados, para la puesta en marcha de iniciativas orientadas a desarrollar un modelo, basado en la conservación de los valores y recursos naturales de estos espacios.

 

De otro lado, la consejera ha asegurado que cada una de las empresas certificadas se compromete a cumplir un programa de actuaciones que contiene mejoras en la oferta y conexión con el espacio natural protegido, en su comportamiento medioambiental y apoyo al desarrollo local y conservación del patrimonio.

 

La Federación EUROPARC, organización que reúne a espacios naturales protegidos de 36 países europeos, es la entidad encargada de conceder la Carta Europea de Turismo Sostenible, un certificado que se inscribe también en las prioridades mundiales y europeas expresadas por las recomendaciones de la Agencia 21, adoptadas en la Cumbre de la Tierra en Río en 1992.

 

Insectos Sierra Nevada

Durante su visita a Granada, la consejera ha presidido la presentación del libro sobre insectos que habitan en Sierra Nevada, de los autores Francisca Ruano, Manuel Tierno de Figueroa y Alberto Tinaut. En esta publicación se incluyen 3.722 especies, de las cuales 143 son endémicas. Esta rica fauna entomológica unida a la de su flora, con más de 2.100 plantas vasculares, 80 de ellas sólo presentes en Sierra Nevada, incrementan el atractivo de este enclave natural protegido.

Para Serrano, Sierra Nevada vive una etapa de consolidación en la protección y en el desarrollo sostenible gracias al trabajo realizado. Así, a la conservación de la biodiversidad y el paisaje, se suma el aumento de las actividades sostenibles y de calidad que se desarrollan en este espacio, claves para el turismo de naturaleza.

 

En opinión de la consejera el ecoturismo se considera como una de las alternativas más claras para el desarrollo socioeconómico de estos espacios naturales ya que el auge de esta actividad conlleva nuevas posibilidades laborales y económicas, siempre desde el respeto a la propia naturaleza, para los habitantes de los municipios que integran estos enclaves protegidos.

 

Fuente: Besana