Facebooktwittermail

El grupo ha desarrollado dos proyectos, financiados por Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) y basados en la predicción meteorológica, que pretenden mejorar la eficiencia de las plantas solares y abaratar los costes de operación y mantenimiento y, por tanto, de la generación eléctrica de las energías renovables.

 

La predicción de parámetros como la presencia de nubes y de aerosoles atmosféricos, como el polvo o el vapor de agua, en las capas de la atmósfera, ayuda a mejorar el control de fallos en la producción mediante el conocimiento exacto de la radiación solar.   

 
El grupo andaluz de ingeniería y medio ambiente Magtel ha desarrollado, a través de un proyecto de I+D+i financiado por Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), dos tecnologías para mejorar la eficiencia de las plantas solares, tanto fotovoltaicas como termosolares.

El objetivo es abaratar el coste de generación eléctrica de las renovables para asegurar la sostenibilidad del sistema eléctrico y disminuir la dependencia de los recursos fósiles. Así lo afirma Germán López, responsable del sector de Energía y Medio Ambiente de CTA, quien señala que “las renovables necesitan ser competitivas frente a las energías convencionales y, para ello, la reducción de costes es uno de los aspectos fundamentales junto con un aumento de la producción”.

 

Se trata de dos proyectos con aplicación directa en el sector de las energías renovables: Pares-FV, en el campo de la energía solar fotovoltaica, y Sunoracle, en el de la energía solar termoléctrica. En ambos proyectos, la empresa ha colaborado con el grupo de investigación MATRAS, Modelización de la atmósfera y radiación solar, de la Universidad de Jaén.

 

El proyecto Pares-FV ha desarrollado un sistema capaz de predecir la producción mediante el registro de datos de las instalaciones fotovoltaicas y sus parámetros ambientales (intensidad, tensión, potencia y temperatura de los módulos), detecta averías y emite una alarma antes de que éstas se produzcan. Esto permite que se puedan solucionar con suficiente tiempo los problemas derivados de posibles anomalías en el funcionamiento de la planta. De esta forma, el proyecto Pares-FV permite optimizar el rendimiento y la rentabilidad económica de este tipo de instalaciones, tal como afirma Rafael Ayuso, Responsable Técnico en Magtel, “una planta de este tipo invierte un 20% de sus beneficios en labores de operación, mantenimiento y averías, del que un 10-12% va destinado a averías. Con la utilización de este sistema, podríamos bajar ese porcentaje del 10-12% a un 5%, con lo cual el beneficio es más que tangible”. Además, este proyecto supone un avance hacia la desvinculación de los combustibles fósiles, un recurso limitado que genera grandes impactos en la salud y en nuestro entorno.

 

Por otra parte, el proyecto Sunoracle permite la recogida de datos sobre las variables meteorológicas que afectan a las centrales eléctricas de tecnología termosolar, como la presencia de nubes, aerosoles atmosféricos, formados principalmente por vapor de agua y polvo, en las distintas capas atmosféricas. Una predicción meteorológica más precisa mejora el control de fallos en la producción. Según afirma Juan Manuel Vizcaíno, director de Operación y Mantenimiento de la planta termosolar La Africana, “los primeros datos que estamos obteniendo del pilotaje realizado y de la instrumentación instalada en toda la extensión de la central nos ha facilitado bastante la reducción de desvíos respecto a la producción planificada el día anterior”.

 

El objetivo es poder controlar y gestionar correctamente las actividades de mantenimiento de dichas instalaciones,  todo ello con un mínimo coste. Con esta tecnología, Magtel pretende minimizar los gastos de mantenimiento y las pérdidas provocadas por falta de previsión de la producción eléctrica, y optimizar el máximo rendimiento de las centrales termosolares.

 

Según datos de Protermosolar, Andalucía cuenta en la actualidad con 30 plantas termosolares operativas y la implantación de estas tecnologías supondría una mejora sustancial en la explotación de estas centrales y conlleva nuevas oportunidades de negocio y desarrollo industrial. La finalidad de este tipo de proyectos es lograr una rebaja de los precios para conseguir la paridad eléctrica. Jesús Sotomayor, director I+D+i de Magtel, afirma que “estos avances nos permiten afrontar nuevos desafíos económicos. Son una vía para ganar en eficiencia, productividad y competitividad en el sector de las energías renovables. Permiten acceder a un nuevo mercado, plantear nuevas estrategias empresariales y, por supuesto, generar empleo, tanto en su fase de desarrollo inicial como en una fase posterior de explotación de los resultados”.

 

Estas iniciativas de Magtel son dos de los 124 proyectos de I+D+i del sector Energía y Medio Ambiente que CTA ha financiado hasta la fecha, con más de 34 millones de euros en incentivos y que suponen casi el 25% de los proyectos de I+D+i que ha respaldado esta Corporación.

 

Acerca de Magtel
Magtel es un grupo empresarial de base tecnológica que aplica soluciones innovadoras en el diseño, la construcción y el mantenimiento de proyectos en los sectores de Energía, Telecomunicaciones y Medio Ambiente. Presente en España, Perú y Marruecos, cuenta con más de 900 trabajadores repartidos en todas sus delegaciones y en la actualidad se encuentra en plena expansión internacional, con objetivos centrados en América Latina y Norte de África.

 

Acerca de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)
Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) es una Fundación privada promovida por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo (CEICE) de la Junta de Andalucía para estimular el desarrollo de la innovación en Andalucía. Suma el esfuerzo público y privado para financiar proyectos de I+D+i empresarial que tengan viabilidad económica o social y en los que participen grupos de investigación públicos, lo que garantiza la transferencia tecnológica Universidad-Empresa.

 

Fuente: CTA