Facebooktwittermail

 

El pasado martes comité de Empleo y Asuntos Sociales adoptó medidas que ayudarán a los ciudadanos de la UE que quieren trabajar en otro Estado miembro. Las medidas pretenden clarificar el derecho a la libertad de movimiento, proporcionar los medios adecuados para la reparación de cualquier acto de discriminación y el establecimiento de contactos y puntos de información en los Estados miembros.

 

El comité de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo votó el martes a favor de potenciar el papel de los interlocutores sociales (organizaciones no gubernamentales, asociaciones y sindicatos) en el apoyo a las víctimas de la discriminación en los procedimientos judiciales. Dicho comité propuso que la Comisión y los Estados miembros establezcan una red europea de puntos de contacto nacionales para mejorar la cooperación entre Estados en su búsqueda de la aplicación de los derechos de los trabajadores de otros países de la UE. Los Gobiernos nacionales también deberán optimizar el uso de la información existente y de los servicios de asistencia como “Your Europe”, SOLVIT, EURES, “Enterprise Europe Network” y los puntos de información

 

Los diputados modificaron la nueva Directiva propuesta por la Comisión para determinar qué grupos de trabajadores se ven afectados por las normas vigentes de la UE e incluyeron la Salud y seguridad en el trabajo y el acceso a los servicios públicos de empleo. El borrador de la Directiva también aclara el acceso y condiciones al empleo, en particular, en materia de remuneración y despido, el acceso a las ventajas sociales y fiscales, la pertenencia a los sindicatos y el acceso a la formación, la vivienda y educación de los niños.

Por tanto, esta legislación tiene por objeto aclarar, facilitar y aplicar mejor los derechos en virtud de la legislación vigente de la UE, aunque no crea nuevos derechos ni impone nuevas obligaciones a los Estados miembros. Este texto ahora acordado por el comité establece el mandato del Parlamento para negociar con el Consejo.

 

Fuente: Delegación de la Junta de Andalucía en Bruselas