Facebooktwittermail

Tras la presentación oficial de la bicicleta eléctrica Torrot “City Surfer” el pasado mes de noviembre, IAT hace partícipes a sus empleados del ahorro energético y de la movilidad urbana sostenible, poniendo a disposición de éstos, bicicletas eléctricas como alternativa al coche privado, tanto para desplazamientos relacionados con la actividad laboral como en los particulares.

Una iniciativa que no sólo contribuye con la sostenibilidad, la reducción de la contaminación y el consumo indiscriminado de recursos, sino que favorecerá al ahorro de tiempo y costes, así como a la aportación de beneficios saludable a sus usuarios.

La “City Surfer” es un medio de transporte eficaz y respetuoso con la naturaleza, resultando una buena alternativa ecológica que reduce la contaminación del aire, la huella ecológica y las emisiones de carbono, frente a otros medios de transporte.

Se trata de una experiencia piloto de la que podrán disfrutar los empleados de la sede de IAT de Sevilla durante los próximos meses. Una flota de tres bicicletas eléctricas de la marca Torrot, plegables y muy ligeras, con batería extraíble de bajo peso recargable en cinco horas, equipadas con un cambio de 7 velocidades y un diseño especialmente adaptado para una comodidad extra, que pone a disposición de todos los empleados. Esta medida permitirá reducir las emisiones de CO2, lo que deja patente el compromiso de IAT con la movilidad urbana sostenible, contribuyendo de esta forma a reducir la contaminación en las áreas metropolitanas.

Una vez finalizado este periodo de prueba se valorarán los resultados obtenidos para trasladar dicha experiencia a las sedes de IAT de Málaga y Córdoba, y también para una posible ampliación de la flota actual existente en Sevilla.

Fuente: IAT