Facebooktwittermail

 

Más de la mitad de los encuestados en un sondeo reciente realizado en la UE afirmaron que el ámbito de la ciencia y de la innovación tecnológica debería otorgar la máxima prioridad a la salud y la atención médica.

En un sondeo publicado en octubre de 2014 se preguntó a 27 910 ciudadanos cuáles consideraban que deberían ser las máximas prioridades en lo que se refiere a ciencia e innovación tecnológica durante los próximos quince años. Encabezando la lista se situaba el campo de la salud y la atención médica, ámbito al que concedían el mayor nivel de prioridad un 55 % de los participantes. En el segundo puesto se encontraba la creación de empleo, crucial para un 49 % de los encuestados.

«En la actualidad, Europa se enfrenta a numerosos desafíos, y muchas de las soluciones a estos problemas surgirán a partir de la ciencia y de las nuevas tecnologías», afirmó el anterior Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, en una declaración previa a que el informe titulado «The Future of Europe is Science» (La ciencia es el futuro de Europa) viera la luz. El informe se fundamenta en las prioridades identificadas en dicha encuesta del Eurobarómetro.

Los encuestados parecían estar de acuerdo con el ex presidente Barroso. El 65 % opina que, dentro de quince años, la ciencia y la innovación tecnológica habrán repercutido de manera positiva en la salud y la atención médica, un 60 % cree que la educación y la capacitación también saldrán beneficiadas y casi el mismo porcentaje de participantes considera que se mejorarán tanto el transporte como las infraestructuras en los que éste se sustenta. A tenor de las respuestas de más del 40 % de los encuestados, la ciencia y la innovación tecnológica propiciarán avances en once de las trece áreas prioritarias.

En la encuesta se realizó una distinción entre los múltiples participantes según la edad, el sexo y la nacionalidad. Atendiendo a dicha clasificación, se observó que las mujeres, con un 22 %, eran más proclives a señalar el de la salud y la atención médica como el dominio de mayor prioridad, por un 17 % de los hombres. Por su parte, los jóvenes otorgan más importancia a la lucha contra el cambio climático y a la protección del medio ambiente. Los ciudadanos de la tercera edad mostraban una mayor inclinación por destacar la adaptación de la sociedad al proceso de envejecimiento de la población como la prioridad fundamental.

Asimismo, se animó a los participantes a que opinaran sobre qué resultaría más beneficioso para el dominio escogido, los hábitos y los actos personales o bien la ciencia y la innovación tecnológica. En la mayoría de las cuestiones y de los países de la Unión Europea, los ciudadanos opinaron que las mejoras se derivarían en mayor medida de la ciencia que de los hábitos de las personas.

Los participantes también rellenaron un cuestionario relativo a su educación en materia de ciencias. Los resultados revelaron que aquellos que prosiguieron con la misma hasta haber cumplido como mínimo los veinte años de edad tenían una mayor tendencia a opinar que combatir el cambio climático y la protección del medio ambiente son cuestiones prioritarias. En cambio, quienes abandonaron los estudios a los quince años de edad o con anterioridad concedieron prioridad a la creación de empleo y a la seguridad de los ciudadanos.

Los hallazgos de esta encuesta especial del Eurobarómetro pueden sustentar las decisiones tomadas en el marco de Horizonte 2020 dado que, al poner de manifiesto las esferas en las que los ciudadanos de Europa preferirían que se centrara la investigación científica, es posible abordar las cuestiones que más les preocupan.

Para más información, consulte:
http://ec.europa.eu/public_opinion/archives/ebs/ebs_419_en.pdf

 

Fuente: Cordis