Facebooktwittermail

Esta cifra representa casi la cuarta parte del total exportado por la Comunidad al extranjero en el pasado año

Las exportaciones andaluzas de productos de alta y media-alta tecnología han experimentado un fuerte impulso en los últimos años, alcanzando en el año 2010, último ejercicio económico cerrado, un máximo histórico, con 4.193 millones de euros, según la metodología de la Estadística de Indicadores de Alta Tecnología del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta cifra representa casi la cuarta parte (22,3%) del total exportado por Andalucía al extranjero en dicho año, y supone triplicar el valor que registraba hace quince años.

Entre los principales productos de tecnología avanzada exportados, destacan los de la industria química, que tras haberse multiplicado por cinco desde 1995, alcanzan un valor de 1.638 millones de euros en 2010, casi el 40% del total exportado de tecnología avanzada. Le siguen la industria aeronáutica y espacial, con unas exportaciones de 951 millones de euros en 2010, casi cuatro veces más que hace quince años, representando el 22,7% del total exportado de estos productos de tecnología avanzada.

Cabe destacar además que estas exportaciones de productos de tecnología avanzada en Andalucía superan las importaciones que se realizan de estos productos, de tal forma que la balanza comercial con el extranjero presenta una posición superavitaria, con +495 millones de euros en 2010, sobresaliendo especialmente el superávit de la industria aeronáutica y espacial (+527,9 millones de euros).

Los datos anteriores ponen de manifiesto el peso significativo que los productos de tecnología avanzada tienen en las exportaciones andaluzas, así como el dinamismo mostrado en los últimos años. Esto es el resultado de la apuesta por la I+D+i, y la internacionalización, como soportes del modelo de crecimiento de la economía andaluza.

Según la metodología de la Estadística de Indicadores de Alta Tecnología del INE, la tecnología avanzada hace referencia a aquellos sectores o actividades que, dado su grado de complejidad, requieren un continuo esfuerzo en investigación y una sólida base tecnológica. Estos indicadores de tecnología avanzada constituyen además una herramienta de gran utilidad para el análisis de la competitividad y de las potencialidades de internacionalización de la economía.

Desde una perspectiva sectorial, y siguiendo la clasificación que utiliza el INE, a partir de los trabajos metodológicos de la OCDE, y las adaptaciones al ámbito europeo realizadas por Eurostat, se consideran sectores de tecnología alta: la fabricación de productos farmacéuticos, de productos informáticos, electrónicos y ópticos, y la construcción aeronáutica y espacial. Junto a ello, constituyen sectores de tecnología media-alta, industria química, fabricación de armas y municiones, fabricación de material y equipo eléctrico, de maquinaria y equipo, de vehículos de motor, remolques y semirremolques, de material de transporte distinto a la construcción naval, aeronáutica y espacial, y de instrumentos y suministros médicos y odontológicos.

Fuente: Consejería de Economía, Innovación y Ciencia