Facebooktwittermail

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha dictaminado este martes que las células madre obtenidas a partir de la destrucción de un embrión humano no se pueden patentar, incuso aunque se utilicen con fines científicos y no comerciales o industriales

La sentencia se refiera al caso de un ciudadano alemán que en 1997 registró una patente que se refiere a células progenitoras neuronales aisladas y depuradas producidas a partir de células madre embrionarias humanas y utilizadas para tratar enfermedades neurológicas. Según el titular de la patente, ya se han realizado las primeras aplicaciones clínicas, en particular, en pacientes afectados por la enfermedad de Parkinson.

Greenpeace reclamó ante la justicia alemana la nulidad de esta patente en la medida en que se refiere a procedimientos que permiten obtener células progenitoras a partir de células madre de embriones humanos. El Tribunal Federal de Justicia alemán planteó una consulta ante el TUE.

En su sentencia, el Tribunal de Justicia apunta que el legislador europeo “quiso excluir toda posibilidad de patentabilidad (del embrión) en tanto pudiera afectar al debido respeto de la dignidad humana” y de ello resulta que “el concepto de ‘embrión humano’ debe entenderse en un sentido amplio”.

De este modo, la sentencia considera que todo óvulo humano, a partir de la fecundación, debe considerarse un ‘embrión humano’. Además, el óvulo humano no fecundado en el que se haya implantado el núcleo de una célula humana madura y el óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante partenogénesis también deben calificarse de ‘embrión humano’.

A continuación, el Tribunal de Justicia señala que, aunque la finalidad de investigación científica debe distinguirse de los fines industriales o comerciales, la utilización de embriones humanos con fines de investigación no puede separarse de la propia patente y de los derechos vinculados a ésta. En consecuencia, el fallo precisa que la investigación científica que implique la utilización de embriones humanos no puede acceder a la protección del derecho de patentes.

Finalmente, la sentencia aclara que una invención no se puede patentar “cuando la aplicación del procedimiento requiera la destrucción previa de embriones humanos o su utilización como materia prima y ello, aunque al solicitar la patente la descripción de este procedimiento, como sucede en el presente caso, no se mencione la utilización de embriones humanos”.

Fuente: Europa Press