Facebooktwittermail

Las fuerzas que utilizan las moléculas para unirse unas a otras tienen un papel fundamental en la efectividad de los fármacos, que utilizan estas mismas fuerzas para anclarse a moléculas clave en el desarrollo de enfermedades. Una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) revela nuevos mecanismos de unión al ADN en cuádruplex que podrían servir para desarrollar nuevos fármacos anticancerígenos.

Este tipo de material genético suele localizarse en los extremos de los telómeros –regiones terminales de los cromosomas–. A diferencia de las cadenas de ADN de doble hélice, el material genético en cuádruplex forma estructuras de juegos apilados de unidades de cuatro bases de guanina (uno de los cuatro tipos de bases nitrogenadas que componen el ADN). Recientemente ha sido demostrado que distintos oncogenes presentan estructuras similares.

La investigación del CSIC, que ha sido publicada en la revista Chemistry an European Journal, revela que distintos tipos de azúcares interaccionan de manera favorable con la tétrada de guaninas del ADN en cuádruplex. Para ello utilizan interacciones moleculares que, hasta ahora, no se habían asociado a este tipo de estructuras.

El investigador del CSIC en el Instituto de Investigaciones Químicas Juan Carlos Morales, que ha dirigido la investigación, confía en que el hallazgo sea aplicable en el desarrollo de nuevos fármacos anticancerígenos. Morales explica: “Podrían sintetizarse fármacos potenciales basados en carbohidratos que sean capaces de unirse a los oncogenes mediante este nuevo modo de interacción”.

 

Fuente: DESCUBRE