Facebooktwittermail

 

Investigadores de la Onubense crean un sistema que hace funcionar la cámara de frío con una pila de hidrógeno y energía solar

 

Junto con la industria, el sector del transporte es el responsable de la mayor cantidad de emisiones de CO2 a la atmósfera. Para paliar este hecho, investigadores de la Universidad de Huelva han desarrollado un sistema dirigido a camiones dotados de cámara frigorífica. El sistema permite producir frío mediante hidrógeno y energía solar prescindiendo del tradicional generador de diésel. Con él, los científicos aseguran que se puede reducir hasta el 50% del consumo de combustible fósil en largos trayectos.

 

Según Paqui Segura, investigadora de la Universidad de Huelva, el sistema ideado “es no contaminante e independiente de los combustibles convencionales como el petróleo”.

 

José Manuel Andújar, director de la investigación, alaba los resultados obtenidos y recuerda que “el sector del transporte es el mayor generador de CO2, incluso más que la industria”, con lo que la aplicación del proyecto onubense tiene potencialmente un amplio recorrido.

 

El alma del invento es una pila de combustible, que se alimenta del hidrógeno que el camión llevaría almacenado en un pequeño depósito. Como complemento al hidrógeno, llevan unas placas fotovoltaicas en el techo del vehículo.

 

La pila y las placas permiten funcionar la cámara frigorífica con el motor principal apagado, prescindiendo del generador diésel que el conductor tiene que accionar en los momentos de descanso. Ahí vendría el ahorro.

 

Según José Manuel Andújar, esta técnica es sostenible “sin ruido, sin consumo de combustible de diésel o gasolina y sin generar residuos en el medioambiente, porque el residuo que genera el sistema es simplemente agua”.

 

Lo que es necesario para estos investigadores es la aportación económica al proyecto. “Faltaría el interés de una empresa que esté dispuesta a decir: vamos a trasladar todo esto”, afirma la investigadora Paqui Segura. A la espera de ese interés, estos científicos aseguran que con este sistema se puede reducir hasta la mitad el consumo de diésel del camión y disminuir, por tanto, las emisiones de CO2. Un doble beneficio para el medio ambiente.

 

Fuente: Universidad de Huelva