Facebooktwittermail

Díaz Trillo visita esta instalación con capacidad para gestionar la gama completa de equipos electrónicos fuera de uso.

 

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, ha visitado la Planta de Reciclaje y Eliminación de Residuos Eléctricos y Electrónicos de Andalucía, gestionada por Recilec S.A., para conocer la nueva línea de tratamiento de pequeños aparatos electrónicos (radios, DVD, vídeos, juguetes electrónicos, telefonía, etc.), que permitirá optimizar aún más el reciclado de los metales y los plásticos que contienen estos aparatos.

La iniciativa, que ha supuesto una inversión de más de 500.000 euros, permitirá reducir el transporte asociado a estos materiales y el consiguiente impacto ambiental en término de emisiones de CO2, además de incrementar el valor añadido de los materiales recuperados, dado que facilita y mejora la eficiencia en su posterior reciclaje. Gracias a esta línea de tratamiento se crean cinco nuevos puestos de trabajos que se suman a los 52 que actualmente componen la plantilla de Recilec, empresa participada por la Consejería de Medio Ambiente, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y por Indumental Recycling.

Esta nueva línea de tratamiento de pequeños aparatos electrónicos, que suponen el 30% de los residuos de estas características que se recogen selectivamente en la actualidad, comienza con una mesa de triaje donde se separan los elementos que llegan a la planta a granel, en jaulas y contenedores, procedentes en su mayoría de puntos limpios municipales de Andalucía. Esta mesa mejora de forma sustancial la ergonomía de los puestos de trabajo de los operarios, reduce el tiempo de operación y disminuye las roturas de los aparatos durante el proceso de tratamiento, aumentando así la productividad.

De esta mesa de triaje salen dos flujos de residuos. Un primer flujo segrega, para su descontaminación, las pantallas que contienen tubos de rayos catódicos de los televisores y monitores, las pantallas planas, las CPU de los ordenadores y los radiadores, las pilas y acumuladores y los toners de las impresoras.

El segundo flujo, compuesto de pequeños electrodomésticos, herramientas, juguetes, ofimática, electromedicina, periféricos informáticos, equipos de audio y vídeo, telefonía móvil y fija y demás electrónica de consumo, pasa una vez descontaminado al Pre-crusher 1400, un triturador que va a descomponer estos residuos, de forma que de él salen diferenciadas las partes metálicas y plásticas. Esto facilita a los operarios de la siguiente mesa de triaje la segregación y recuperación de los diferentes materiales valorizables. Toda la maquinaria de la instalación, a excepción del triturador, han sido fabricadas por empresas andaluzas.

Esta planta de reciclaje, ubicada en el Parque de Actividades Medio Ambientales de Andalucía (PAMA) del municipio sevillano de Aznalcóllar, es la única en España con capacidad para gestionar la gama completa de todo tipo de aparatos eléctricos y electrónicos fuera de uso. Estas instalaciones, que supusieron una inversión superior a los nueve millones de euros y ocupan una superficie de 24.500 metros cuadrados, gestionó el pasado año más de 21 millones de kilos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

Tratamiento específico

Esta instalación cuenta con diferentes líneas de tratamiento específicas para cada tipo de residuos, de forma que es capaz de tratar y descontaminar desde frigoríficos hasta tubos fluorescentes, pasando por monitores, pantallas de TV, ordenadores, pequeños electrodomésticos, máquinas tragaperras, instrumental clínico, etc. Como productos reciclados se obtienen, entre otros, plásticos, metales –férricos y no férricos–, vidrio y componentes informáticos.

Los residuos tratados en la planta proceden del ámbito doméstico, de la recogida en los puntos limpios donde los ciudadanos depositan gratuitamente sus residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, desde donde los diferentes sistemas integrados de gestión, constituidos y financiados con las aportaciones de los fabricantes de aparatos, se hacen cargo de su gestión. Los residuos domésticos llegan también procedentes de la recogida a los centros de distribución, donde los ciudadanos pueden depositar el residuo del aparato que sustituyen cuando compran uno nuevo. Asimismo, se reciben equipos al final de su vida útil procedentes de las empresas, obligadas a contratar la retirada de sus residuos con un gestor autorizado.

Esta instalación dispone también de una infraestructura asociada que incluye una red de centros de recepción de los residuos, como es el más de medio centenar de puntos limpios de Andalucía impulsados por la Consejería de Medio Ambiente en colaboración con los ayuntamientos. En este sentido, hay que destacar la apertura en el municipio de Loja (Granada) de las nuevas instalaciones de Recilec, que facilitará y mejorará la recogida de este tipo de residuos en las provincias orientales de Andalucía.

 

http://www.recilec.com 

 

Fuente: Junta de Andalucía