Facebooktwittermail

 

El texto concretará la programación de las ayudas europeas y promoverá un modelo de crecimiento basado en el empleo, la sostenibilidad y la cohesión

 

El Consejo de Gobierno ha acordado el inicio de los trámites para la elaboración de la Estrategia para la Competitividad de Andalucía 2014-2020. Este documento, el más importante de la planificación económica de la comunidad autónoma, establecerá los principales programas de desarrollo regional orientados a la generación de empleo y a la creación de un modelo de crecimiento basado en la competitividad, la sostenibilidad medioambiental y la cohesión social. En este plan también se concretará la programación de las ayudas comunitarias para los próximos años en la comunidad.

 

La Estrategia para la Competitividad se elaborará a partir de las premisas pactadas por la Junta y las organizaciones empresariales y sindicales en el Acuerdo para el Progreso Económico y Social de Andalucía. Entre otros contenidos, incluirá un diagnóstico de la economía en el que se analizarán los efectos de la crisis y las oportunidades y amenazas del desarrollo regional andaluz, así como los programas, los objetivos específicos y un sistema de seguimiento y de evaluación. Tanto en esta fase como en el proceso de elaboración, se promoverá la participación de las instituciones y de los agentes sociales.

 

En relación con los programas, la nueva planificación girará en torno a 11 grandes ejes temáticos: investigación, desarrollo tecnológico e innovación; tecnologías de la información y la comunicación; competitividad de las pymes; transición a una economía baja en carbono; prevención del cambio climático; protección ambiental; promoción del transporte sostenible y de las infraestructuras; empleo y movilidad laboral; lucha contra la exclusión social; educación y aprendizaje permanente, y mejora de la capacidad institucional y de la eficiencia de la administración pública.

 

La elaboración del documento corresponderá a la Dirección General de Fondos Europeos y Planificación. Al tratarse de un instrumento económico general, participarán y presentarán sus propuestas y diagnósticos todas las consejerías del Gobierno andaluz, a través de la Comisión de Política Económica. El texto definitivo será validado por la Comisión Delegada de Asuntos Económicos y aprobado por el Consejo de Gobierno.

 

En la fase final de la elaboración de la estrategia ya se conocerán las grandes cifras del Marco Financiero Plurianual de la Unión, que determina la asignación de las ayudas y que actualmente está pendiente de aprobación en el Parlamento Europeo y del definitivo reparto regional.

 

En relación con el vigente Marco 2007-2013, la propuesta inicial, presentada el pasado mes de febrero, recoge una disminución general del 3,5%. Los principales recortes corresponden a los recursos de la Política de Cohesión, principalmente fondos estructurales (–8,4%); las ayudas de la Política Agraria Común, PAC (–13%), y las destinadas a desarrollo rural (–11,3%). Por el contrario, y siempre según las cifras iniciales, se incrementaría en un 38,5% la financiación de los programas europeos de competitividad.

 

En el nuevo Marco 2014-2020 Andalucía pasa de ser “región de convergencia” a “región en transición”, debido a los avances en su desarrollo económico y social respecto al conjunto de la Unión. Ello supondrá una lógica disminución de recursos, que podría ser mayor de la esperada si se confirmasen las cifras inicialmente planteadas.

 

La financiación europea ha sido fundamental en el desarrollo de Andalucía desde que llegaron las primeras ayudas en 1986. Durante casi tres décadas, estos recursos han representado una media anual del 3,6% del Producto Interior Bruto regional. El montante acumulado ha sido de 80.000 millones de euros, de los que 41.000 corresponden a los fondos estructurales y casi 39.000 a la PAC.

 

En el marco que ahora se agota, 2007-2013, Andalucía ha recibido 14.927 millones de euros, gestionados al 50% por las administraciones autonómica y central. Durante los últimos siete años, estos fondos han tenido un peso del 8,8% en los presupuestos de la Junta.

 

Fuente: Junta de Andalucía