Facebooktwittermail

Agricultura desarrolla un programa formativo, único en Andalucía, del que se han beneficiado hasta el momento unos 400 emprendedores agroganaderos.

 

 

El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha informado en el Parlamento sobre el programa formativo dirigido a artesanos queseros que desarrolla la Junta para fomentar la creación de industrias y empleo en el medio rural. En este sentido, el consejero ha explicado que una de las “apuestas de su departamento es poner en marcha actuaciones que contribuyan a diversificar las rentas, optimizar los recursos y poner en valor las materias primas obtenidas en las explotaciones mediante su transformación”.

 

Para ello, según ha asegurado Planas, son necesarias actuaciones formativas y de transferencia de tecnología como la que viene desarrollando la Junta en el centro Ifapa de Hinojosa del Duque (Córdoba) y del que hasta el momento se han beneficiado casi 400 emprendedores agroganaderos que actualmente ejercen en 60 empresas de Andalucía y en entidades de otras comunidades.

 

El programa, único en Andalucía, satisface la demanda de competencias profesionales que se requieren para ejerecer como artesano quesero proporcionando formación personalizada, impartida con avanzados equipos tecnológicos por parte de un profesorado altamente cualificado. Actuaciones de asociacionismo y comercialización, economía de la empresa quesera, seguridad alimentaria, protocolo y desarrollo para la fabricación de distintos tipos de quesos y otros productos lácteos, así como el manejo de las instalaciones y maquinaria necesaria en este tipo de industrias agroalimentarias son algunas de las materias que se imparten en el curso.

 

Además de la actividad formativa, a través de este centro Ifapa la Junta viene impulsando relaciones entre las empresas y otras entidades como universidades o grupos de desarrollo rural; la constitución de asociaciones de queseros de Andalucía, así como la puesta en marcha de actividades encaminadas a fortalecer la estabilidad del empleo y consolidar una nueva cultura empresarial dentro del sector quesero artesanal.

 

Con todo ello, ha explicado el consejero, “estamos contribuyendo al sostenimiento del tejido socioeconómico y a la fijación de la población al territorio prestando un servicio único a los profesionales agroganaderos que desean emprender una nueva actividad laboral o mejorar sus negocios locales”.

 

La formación adquirida, acreditada con la titulación específica, proporciona a estos profesionales un distintivo de calidad que se verá decuadamente reconocido en los instrumentos normativos que la Consejería está elaborando, como es el nuevo Decreto de Artesanía Alimentaria, que complementará al que se aprobó en 2011, según ha resaltado Luis Planas.

 

El nuevo decreto mejorará la regulación del ejercicio de la profesión, estableciendo unos requisitos mínimos relativos a la experiencia en el oficio de artesano, así como una formación de al menos 300 horas. Igualmente, el sector podrá utilizar elementos diferenciadores en el etiquetado, como el distintivo de artesanía alimentaria y la mención ‘directamente del productor al consumidor’.

 

Fuente: Junta de Andalucía