Facebooktwittermail

 

En torno a 300 personas procedentes de toda Andalucía que actualmente están siendo formadas para convertirse en evaluadores y asesores de los procesos de reconocimiento oficial de competencias profesionales que hayan sido adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación han asistido a una ponencia sobre métodos de evaluación ofrecida por el director de la Fundación Cirem, Oriol Homs Ferret.

Esta intervención, presentada por el consejero de Empleo, Manuel Recio, es complementaria a la formación específica para la habilitación de asesores y evaluadores que actualmente la Junta está proporcionando a un total de 1.190 personas de toda Andalucía. Esta formación, que comenzó el pasado mes de diciembre y que concluirá en marzo, consta de seis módulos centrados en temas como el Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales, el procedimiento de evaluación y acreditación de las competencias profesionales o los aspectos técnicos del proceso, entre otros.

Una vez finalizado el periodo formativo, estas personas –de las que 786 se están preparando para convertirse en evaluadores y 404 en asesores- participarán en el proceso que la Junta abrió el pasado mes de noviembre, denominado Andalucía Acredita, por el que 12.000 andaluces podrán acreditar oficialmente su experiencia laboral en caso de que carezcan de titulación para demostrarla. Este proceso de acreditación ha registrado, por el momento, 37.000 solicitudes.

Durante su intervención, el consejero de Empleo ha destacado que “la acreditación de la experiencia laboral es una de las líneas estratégicas del II Plan Andaluz de Formación Profesional 2011-2015″, al tiempo que “se trata de un proceso que favorece la empleabilidad y productividad, especialmente de quienes tienen mayores dificultades de acceso y mantenimiento del empleo, en un mercado de trabajo en constante cambio y basado en el conocimiento”.

Las 12.000 plazas ofertadas se reparten entre las cualificaciones profesionales de educación infantil (2.400 plazas), atención sociosanitaria a personas en el domicilio (4.900), atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales (3.000), transporte sanitario (1.000) y atención sanitaria a múltiples víctimas y catátrofes (700).

Una vez superado este proceso, la Administración competente expedirá una acreditación oficial de cada una de las unidades en las que se haya demostrado la competencia profesional. En concreto, el procedimiento consta de tres fases: una primera de asesoramiento en la que un equipo de asesores atenderá individualmente a los candidatos a la acreditación para recoger la documentación que evidencie su experiencia profesional. Una vez finalizada esta fase, el asesor elaborará un informe que trasladará al candidato y a las comisiones de evaluación.

La segunda fase consiste en la evaluación de la experiencia profesional mediante entrevistas, pruebas, simulaciones o cualquier otra actividad. Por último, la tercera fase es la de acreditación y registro de la competencia profesional, proceso administrativo que formaliza oficialmente el reconocimiento de las competencias profesionales.

Entre los requisitos para acceder al proceso Andalucía Acredita se encontraban poseer la nacionalidad española, certificado de registro de ciudadanía comunitaria, tarjeta de familiar de ciudadano de la UE o ser titular de autorización de residencia en España en vigor. Además, es necesario tener 20 años cumplidos en el momento de inscribirse, y poseer una experiencia laboral en la competencia profesional que se quiere acreditar de tres años, con un mínimo de 2.000 horas trabajadas en los últimos diez años.

Por su parte, si se accedía al proceso a través las vías no formales de formación, se debían justificar al menos 300 horas en los últimos diez años relacionadas con la competencia profesional a la que se opta.

 

Fuente: Junta de Andalucía