Facebooktwittermail

Con motivo del Día Internacional de la Internet Segura, el Gobierno andaluz ofrece unas nociones básicas para fomentar un buen uso de la red.

 

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía quiere recordar una serie de medidas sencillas para fomentar un uso seguro de la red con motivo del Día Internacional de la Internet Segura, que se celebra el 7 de febrero. Una de las recomendaciones básicas es evitar hacer compras online desde enlaces que lleguen al usuario por correo electrónico, aunque el remitente sea conocido.

Con la celebración del Día Internacional de la Internet Segura, que se conmemora en más de 70 países, se persigue promover un uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías, especialmente entre menores y jóvenes.

Respecto a la navegación por la red, Consumo recuerda que en la barra del navegador debe aparecer la secuencia “https://”, en la que la “s” indica que se trata de un sitio seguro. Una conexión a un sitio seguro también se identifica con la aparición de un candado en la parte superior derecha o al lado de la dirección web.

Una de las premisas para una compra segura a través de internet es estar bien informado del lugar al que se está comprando, es decir, quién está detrás de una página web de venta o prestación de servicio, ya que es un primer paso para asegurarse de que no se va a ser víctima de ningún tipo de estafa.

De este modo, es importante cerciorarse de los datos de la empresa (nombre o denominación social, dirección, teléfono, NIF, datos de inscripción en el registro mercantil, etc.). Se trata de datos que deben aparecer obligatoriamente en la página web. Por eso, ante la duda, lo recomendable es evitar comprar en sitios en los que no aparezca una dirección física.

Si la persona consumidora ha optado por efectuar una compra online, es importante que lea atentamente las condiciones generales del contrato, ya que marcar una casilla aceptando las condiciones es como firmar cualquier tipo de contrato. Además, se recomienda que los datos personales que se aporten para realizar la operación sean los estrictamente necesarios, ya que de esta manera se evitarán ‘spam’ (correo basura) o llamadas telefónicas indeseadas.

A la hora de introducir datos en una web, se debe tener presente la política de privacidad del sitio. Las empresas están obligadas a informar sobre la finalidad de estos datos y tienen que dar la opción de corregirlos o cancelarlos. Tampoco pueden ceder esos datos a terceros sin su consentimiento expreso. En cualquier caso, esta política de privacidad debe estar claramente publicada en la web.

Comprar por internet sigue siendo una práctica no muy frecuente entre los andaluces, y sólo algo más de una cuarta parte de la población (un 28,7%), adquirió algún producto por esta vía en el último año, según el estudio sobre el papel de las nuevas tecnologías en el perfil de compra de los consumidores en Andalucía elaborado por el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA-CSIC). Los productos turísticos, las entradas para espectáculos y los artículos electrónicos son los más adquiridos a través de la red por los andaluces.

Dispositivos de seguridad

En cuanto a normas generales de seguridad para el uso de internet, se recomienda la instalación de dispositivos de seguridad como firewalls o antivirus, así como detectores de programas maliciosos que tienen por objetivo obtener información financiera sensible o conducir al usuario a sitios web falsos.

Asimismo, se debe evitar la opción de ‘recordar usuario y contraseña’, fundamentalmente al usar un ordenador público, porque, aunque permite más agilidad en la navegación, la información queda almacenada y podría ser utilizada por personas no autorizadas.

Como las instituciones financieras o bancos nunca solicitan vía web a sus clientes información de números de cuenta o contraseñas, se considera una práctica de riesgo responder a correos electrónicos en los que se pida al internauta entrar a una página en la que deba dar información financiera. Se aconseja también evitar el acceso a direcciones de web enviadas vía correo electrónico, ya que podría tratarse de ‘phishing’, un tipo de engaño consistente en inducir al usuario a revelar números de cuenta, contraseñas y otras informaciones confidenciales a través de sitios web falsos que imitan los de empresas acreditadas.

Es necesario, igualmente, mantenerse al tanto de notificaciones de actualización de seguridad de las compañías de sistemas operativos, aplicaciones y navegadores.

En relación al uso de la red por parte de los menores es importante que estén supervisados y que, tanto padres como educadores, les trasladen la trascendencia y los riesgos que puede conllevar la revelación de datos de carácter personal a través de internet.

 

Fuente: Junta de Andalucía