Facebooktwittermail

General Electric publica los resultados de la segunda edición de su Barómetro de Innovación en la UE, basado en una encuesta independiente realizada a 260 líderes de opinión de Bruselas, entrevistas y el análisis de la cobertura mediática y de las publicaciones sobre la innovación en la Unión Europea.

 

El estudio ha sido presentado en el Parlamento Europeo de Bruselas en un acto presidido por Sean Kelly (Irlanda, PPE), miembro de la comisión de desarrollo regional del Parlamento Europeo.

 

Sean Kelly declaró en la presentación del estudio: «Europa sigue inmersa en una grave crisis. Sin duda, necesitamos centrarnos en conseguir estabilidad para luchar contra la crisis, pero también es preciso pensar en el crecimiento futuro de la UE, su renovación y su competitividad. La Comisión Europea ha reconocido la innovación como una de las plataformas clave de su Estrategia 2020 y, en mi opinión, podría ser el catalizador del crecimiento sostenible y el empleo.

 

La repentina caída de sectores antes pujantes aumenta la necesidad de diversificar las actividades hacia fuentes alternativas de prosperidad. Existe la oportunidad de ampliar la base del crecimiento económico futuro: la energía verde, la industria agroalimentaria, las ciencias medioambientales, la biotecnología, la salud; todos estos campos serán importantes. La innovación será un factor esencial en todas estas iniciativas. Debemos asegurarnos de construir en toda Europa, un ecosistema que facilite la innovación a lo largo de toda la cadena, desde la idea inicial hasta la comercialización. El Barómetro de Innovación identifica claramente algunas de las barreras a la innovación, así como su nuevo paradigma. La colaboración se considera un factor clave.

 

Ahora que las instituciones debaten el próximo presupuesto plurianual, les animaría a preservar los 80.000 millones de euros asignados a investigación e innovación en el marco del programa Horizonte 2020».

 

Por su parte, Hendrik Bourgeois, vicepresidente de asuntos europeos de GE, comentó en relación con las conclusiones del estudio: «La globalización ha provocado un cambio en el orden económico, lo que representa tanto una oportunidad como un reto para la UE. Para competir y mantener su posición como gran potencia económica, Europa necesita ser más innovadora y responder a las condiciones cambiantes del mercado.

 

Creemos que la innovación puede ser el catalizador para la renovación económica de Europa, pero esto no ocurrirá en un vacío. Necesitamos crear un entorno que promueva, incentive y recompense la innovación en el sentido más amplio del término, tanto del sector público como del privado.

 

En GE creemos firmemente que las empresas y economías que inviertan hoy en innovación saldrán de esta recesión muy bien posicionadas para el crecimiento».

 

El barómetro confirma, una vez más, que la innovación se percibe como el principal motor de la competitividad futura de la UE. No obstante, la UE se enfrenta a importantes retos en lo que respecta a la comercialización de su innovación y el impulso del crecimiento y el empleo.

 

Invertir en innovación.

 

Debido al impacto de la crisis económica y financiera, hay grandes expectativas sobre el importante papel que puede desempeñar la innovación para devolver a Europa a la senda del crecimiento económico sostenible.

 

En el Barómetro 2012, un mayor número de encuestados (un aumento del 8% respecto a la edición 2010) considera que la UE ha tenido más éxito en la asignación de sus políticas, recursos y presupuestos para promover la investigación y la innovación. Un 93% de los encuestados (7% más que en 2010) considera que la inversión en innovación es una de las mejores vías de creación de empleo en Europa. Además, aumenta el porcentaje de encuestados que valora las ventajas de una política sólida de innovación en los sectores de energía y sanidad (un 6% más en este último caso).

Una gran mayoría de los encuestados espera que, además de mejorar la situación económica, las políticas de innovación acometidas con éxito generen beneficios tangibles en muchos aspectos de la vida de los ciudadanos de la UE, mejorando su bienestar general, especialmente en lo que respecta a la calidad medioambiental, la calidad de la atención sanitaria y la calidad y el acceso a la educación.

El 64% cree que eliminar la burocracia a la que se enfrentan las empresas que intentan acceder a fondos de la UE para innovación debería ser una prioridad absoluta de la Política sobre Innovación de la UE en los próximos años. La financiación es otro aspecto que preocupa a los encuestados: el 92% considera que es importante dedicar más fondos a la investigación y la innovación dentro de la UE.

El consenso general entre los grupos de interés en materia de innovación es que la mentalidad de Europa tiene que cambiar para que la innovación se convierta en algo inherente a la sociedad europea. La cultura europea es vista como un obstáculo por los encuestados, que mencionan reiteradamente la cultura y la educación como problemas que deben abordarse para poder aprovechar al máximo el potencial de innovación de Europa. En este sentido, se espera un compromiso claro por parte de la UE para ayudar a promover el valor de la innovación entre los estudiantes europeos.

En Europa, existe la percepción de que algunos países, especialmente Alemania, Suecia y Finlandia tienen más éxito que otros Estados miembros en lo que respecta a la creación de un marco propicio para la innovación. Esta evaluación positiva de los líderes de opinión de Bruselas puede explicarse, en parte, por la voluntad y la capacidad de sacar la innovación al mercado, el mayor gasto realizado por los estados y las empresas en I+D, y las buenas relaciones entre la comunidad académica y las empresas. Los encuestados consideran que la UE debería inspirarse en estos factores y promoverlos como parte de sus políticas de innovación y de sus procesos de toma de decisiones.

La innovación ha sido una prioridad durante los últimos diez años, y ha sido impulsada por numerosas estrategias, programas de financiación y evaluaciones. GE cree firmemente que la innovación va a desempeñar un papel central en la estrategia de crecimiento de la UE.

Información general sobre el estudio.

El trabajo de campo para la segunda edición del Barómetro de Innovación se llevó a cabo entre noviembre y diciembre de 2011 y fue realizado por StratergyOne, firma de consultoría y estudios independiente. Al igual que en la primera edición, el objetivo de la encuesta es evaluar los puntos de vista de los líderes de opinión de Bruselas acerca de la situación actual de la innovación en la UE en lo que respecta a:

 

Recursos y presupuesto destinados a innovación.
Impacto y ventajas para la economía de la UE.
Impacto y ventajas para los ciudadanos de la UE.
Obstáculos a la innovación.
Posibles mejoras para respaldar las políticas de innovación.
La evolución de los Estados miembros en el campo de la innovación.

 

Fuente: Cibersur