Facebooktwittermail

 

El consejero de Economía presenta los datos de esta industria en 2013, que representa ya el 19% del PIB industrial manufacturero y generó casi 400 empleos

El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, ha presentado el ‘Informe Estadístico del Sector Aeroespacial de Andalucía 2013′, que facturó el pasado año 2.060 millones de euros, casi un 11% más, y alcanzó los 11.685 empleos, un 3,5% más.

 

Sánchez Maldonado ha recordado que este sector, que supera por primera vez la barrera de los 2.000 millones de euros de facturación y triplica el volumen de ventas y empleo en una década, es una industria estratégica que fortalece y regenera el tejido productivo andaluz y está preparada y capacitada para asumir nuevos retos.

 

En este sentido, ha señalado que este informe demuestra que el sector aeronáutico andaluz es sólido y mantiene cifras de crecimiento, a pesar de la recesión económica, reforzando su posición como segunda región aeronáutica nacional y uno de los tres polos más importantes de Europa.

 

Según el consejero, estos resultados tienen su origen en el desarrollo de una estrategia sectorial centrada en aumentar la calidad y capacidad de trabajo del sector, fortalecer la industria auxiliar y reforzar la presencia en mercados extranjeros. Una trayectoria ascendente, ha explicado, en la que la Junta de Andalucía ha tenido un protagonismo clave aportando financiación, infraestructuras, clima de colaboración y planificación.

 

Así, Sánchez Maldonado ha recordado que el Gobierno andaluz ha priorizado la concurrencia de este sector estratégico a instrumentos de financiación como la Orden de Incentivos, los Fondos Reembolsables o el Fondo Tecnológico gestionados, que desde 2005 han aprobado 280 millones de euros en incentivos a proyectos empresariales del sector, que han apalancado inversiones por 780 millones.

 

Junto a ello, la Junta ha impulsado una completa oferta de suelo industrial, infraestructuras y servicios como el Parque Tecnológico Aeroespacial de Andalucía (Aerópolis), el Parque Tecnobahía de Cádiz, el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), el Centro de Proveedores Aeronáuticos, el Centro de Ingeniería e Innovación Aerospacial , el Centro de Simuladores de Vuelo y Entrenamiento de Pilotos de Airbus Military, o los Centros de Experimentación con aviones no tripulados de Jaén, ATLAS, y Huelva, CEUS.

 

El 19% del PIB industrial manufacturero

 

El ‘Informe Estadístico del Sector Aeroespacial de Andalucía 2013′, elaborado por la Fundación Hélice, recoge que el sector aeroespacial andaluz facturó el pasado año 2.060 millones de euros y empleó a 11.685 personas, lo que supone un crecimiento del 10,9% (201,7 millones de euros) y del 3,5% en puestos de trabajo (395) respectivamente, representando ya el 1,49% del PIB global andaluz y el 19% del PIB industrial manufacturero de la región. En la última década, (2004/13), la facturación creció 3,2 veces, mientras que el empleo lo hizo 2,6 veces.

 

Respecto a las ventas, el 52% de este negocio corresponde a programas militares, y el 48% a programas civiles. Por actividad, el informe pone de manifiesto un cambio de ciclo y subraya que, después de varios años de crecimiento, la actividad de ingeniería cambia de tendencia debido a la falta de nuevos programas, tomando el relevo la producción, con incrementos del 16% en las empresas de montaje final y del 13% en las de grandes conjuntos. Estos dos grupos representan el 68% de la facturación total.

 

El crecimiento de empleo en el sector se produjo a pesar de la pérdida de más de 300 puestos de trabajo provocada por el Plan de Viabilidad de Alestis. El empleo en esta industria representa ya un 6% de todo el empleo industrial manufacturero de Andalucía. Además, durante el pasado año continuaron aumentando los empleos de alta cualificación (directivos, ingenieros y licenciados). Esta área representa, junto al perfil de operarios cualificados, el 90% del global del sector en Andalucía.

 

El informe revela también un gran protagonismo de las ventas internacionales, que alcanzaron los 1.509 millones de euros en 2013, un 44% más que en 2012, año en que las exportaciones ya habían crecido a su vez un 6%. Las exportaciones aeronáuticas prácticamente igualan así a las del aceite de oliva, que llegaron a 1.519 millones en 2013, un 6,3% más que en 2012.

 

Con estos datos, se pone de relieve que el polo aeronáutico andaluz ha logrado destacar por los niveles de calidad y de capacidad productiva de sus empresas, que mantienen una masa crítica formada por 115 firmas, que, además de crecer, están aumentando su productividad y capacidad para participar en programas internacionales y grandes paquetes de trabajo.

 

Tractoras y auxiliares

 

Las empresas tractoras protagonizan parte del crecimiento de la industria por el aumento de la cadencia de la producción del A400M. Las ventas de Airbus Defence and Space crecieron un 17,4%, alcanzando los 1.125 millones de euros, en tanto que las de Airbus España se mantuvieron estables en 163,36 millones.

 

El empleo de la primera creció un 7,46% (179 nuevos puestos de trabajo), lo que le permitió mejorar su productividad (facturación por empleado) un 9,39%, situándose la mejora global de la productividad en las tractoras en el 8,2%.

 

Al igual que viene sucediendo en los últimos años, los datos de la industria auxiliar vuelven a ser favorables en 2013. El crecimiento del empleo fue del 2,6% entre las auxiliares, hasta alcanzar los 8.612 empleos, registrándose un importante crecimiento del número de trabajadores en las áreas de producción (12%), calidad (14,46%) y logística (19,75%).

 

Por su parte, el aumento de la facturación en el tejido auxiliar fue del 4,7%, hasta alcanzar los 771,3 millones, con crecimientos en las empresas de producción de entre el 6 y el 11%: montajes (10,6%); composites y servicios (8%); y mecánicas y ensayos (5,6%). Los productos de Airbus representaron el 59% de las ventas, con un incremento de 34 millones de euros. Además, durante 2013, el sector auxiliar mejoró su productividad global, que se situó en 91.000 euros por empleado, un 3,4% de aumento respecto a 2012.

 

Sobre la inversión en I+D+i, el esfuerzo de las empresas auxiliares fue de 37,2 millones de euros en 2013, frente a los 56,9 millones en 2012, debido a la finalización de los proyectos de la convocatoria Innterconecta, que concentró el esfuerzo conjunto en I+D del sector en años anteriores.

 

Fuente: Junta de Andalucia