Facebooktwittermail

 

El «Indicador de resultados de la innovación» mide hasta qué punto las ideas procedentes de sectores innovadores pueden plasmarse en el mercado, creando mejores empleos y promoviendo la competitividad de Europa. Según una comparación efectuada a escala mundial, la UE arroja buenos resultados en su conjunto, si bien permanece por detrás de algunas de las economías más innovadoras del mundo (Japón y Suiza, entre otras). Este nuevo indicador complementa al marcador «Unión por la Innovación» y al «Índice Sintético de Innovación» (ISI) de la Comisión.

 

Máire Geoghegan-Quinn, comisaria de Investigación, Innovación y Ciencia, ha declarado que “la Unión Europea debe empeñarse en transformar grandes ideas en productos y servicios exitosos si desea situarse a la cabeza de la economía mundial. Asimismo, debemos cerrar una preocupante «brecha de la innovación». El indicador propuesto nos ayudará a evaluar nuestros métodos y a identificar aquellos ámbitos en los que los países deben tomar medidas”.

 

El nuevo indicador propuesto muestra una gran disparidad de resultados en materia de innovación en los Estados miembros de la UE (media de la UE fijada en 100 en 2010):

 

comision europea

 

Suecia, Alemania, Irlanda y Luxemburgo son los Estados miembros de la UE que sacan mayor partido de la innovación.

 

El nuevo indicador se basa en cuatro componentes elegidos por su pertinencia:

 

· La innovación tecnológica medida por el número de patentes.

 

· El empleo en actividades intensivas en conocimiento, expresado en porcentaje del empleo total.

 

· La competitividad de los bienes y servicios intensivos en conocimiento. Se basa en la contribución de la balanza comercial de productos de alta y media tecnología a la balanza comercial total y en los servicios intensivos en conocimiento como porcentaje del total de las exportaciones de servicios.

 

· El empleo en empresas de rápido crecimiento de sectores innovadores.

La Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador se apoya en cinco indicadores principales. Uno de ellos es mejorar las condiciones de Investigación y Desarrollo (I+D), con el fin de aumentar los niveles combinados de inversión pública y privada en I+D hasta el 3 % del PIB.

 

Fuente: Delegación de la Junta de Andalucía en Bruselas