Facebooktwittermail

La empresa jerezana BIA, especializada en alimentación infantil, ha lanzado al mercado una nueva línea de tarritos de alimentación ecológica para bebés, que cuenta con más de 25 variedades.

La empresa Bioalimentación Infantil de Andalucía (BIA), ubicada en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera, acaba de lanzar al mercado una línea de tarros de purés de alimentación para bebés, elaborados con productos frescos y ecológicos. Estas recetas están basadas en la dieta mediterránea y garantizan una alimentación variada y saludable conservando los beneficios nutricionales, el sabor y el aroma. A través de un acuerdo con diferentes cadenas de distribución, el consumidor podrá encontrar estos productos tanto en las principales farmacias del país como en diferentes supermercados habituales. La empresa prevé además, aumentar las líneas de distribución a lo largo del año mediante acuerdos con otras grandes cadenas de hipermercados.

 

Este proyecto, que ahora ve la luz, surge hace cuatro años, cuando los promotores se plantearon que merecía la pena desarrollar proyectos agroindustriales de alto valor añadido, de productos ecológicos en categoría de alimentación poco desarrolladas en el mercado español. El desarrollo de la idea se realizó a lo largo de un año, y, durante los tres siguientes se ha estado desarrollando la gama de productos, investigando junto a varios centros universitarios y seleccionando maquinaria.

 

Catas de purés

Para la puesta en marcha de este proyecto, la empresa BIA, ha realizado una serie de catas con diversos segmentos de población susceptibles de ser futuros compradores. En todas estas sesiones, los participantes han coincidido en destacar el sabor y la textura de estos productos, que son muy parecidos a los purés caseros.

 

Con la Universidad de Córdoba, la empresa ha comenzado testando los productos con su panel de cata de expertos tecnólogos alimentarios, que han ido asesorando sobre las condiciones de textura, color y sabor que los productos debían tener. Por otra parte se han puesto las bases para organizar el primer panel de cata infantil de nuestro país. Una vez llegados a la fase industrial de desarrollo de los productos, BIA ha recabado encuestas con numerosas madres y padres donde han preguntado por las sensaciones y reacciones tanto de los progenitores como de los niños al tomar los productos. “Todo este proceso ha servido para ir dando las pistas necesarias para ir perfilando cada una de las variedades”, afirma uno de los responsables de la empresa.

 

El mercado de alimentación infantil
A pesar de la poca oferta existente en el mercado de la alimentación infantil ecológica, ésta es una de las categorías alimentarias donde el porcentaje de consumo es más alto sobre el total. Aún así, sólo el 2% de los purés infantiles que se consumen son ecológicos y esto, en base a una oferta muy reducida de marcas.

 

Según comenta uno de los responsables del proyecto, “nuestros productos son diferentes al resto por tres razones que a su vez los definen: están elaborados con materia prima fresca, el pollo es pollo y la patata es patata y con ellos hacemos un guiso que después trituramos, en segundo lugar porque son ecológicos y en tercer lugar porque están diseñados siguiendo nuestra dieta mediterránea. La unión de estas tres características los hace únicos, no existe nada igual en el mercado, ha comentado.

 

Estos productos, compuestos por purés de verduras, carnes, pescados y frutas, pueden adquirirse desde principios de marzo en farmacias y supermercados.

 

Fuente: Besana