Facebooktwittermail

Una decena de representantes de empresas de arquitectura e ingeniería acudieron el pasado jueves a una mesa de trabajo sobre diseño sostenible que tuvo lugar en la Caja de Arquitectos de Sevilla y que fue impartido por técnicos de la Agencia Andaluza del Conocimiento, dependiente de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.

Esta acción se desarrolla en el marco del proyecto europeo EDECON (Eco Design for the Construction Industry, en sus siglas en inglés) puesto en marcha para dar a conocer las oportunidades para integrar el ecodiseño o diseño sostenible en las pymes de un sector tan tradicional como es el de la construcción.

Los asistentes pudieron conocer de primera mano la metodología LIT (Lifecycle Impact Tool), pensada para identificar posibles mejoras medioambientales en cada una de las fases del ciclo de vida de cualquier proceso, producto o servicio. El objetivo de esta metodología es, según explican desde la Agencia Andaluza del Conocimiento, ayudar a estas pymes a identificar cuáles serías las mejoras a implantar y dónde con el fin de aumentar la productividad de un proceso y el valor añadido de un productivo o servicio.

EDECON es un proyecto multidisciplinar donde participan seis países europeos: Dinamarca -entidad coordinadora-, Alemania, Estonia, Eslovenia, Reino Unido y España. En nuestro país, la iniciativa se coordina a través de la Agencia Andaluza del Conocimiento, que cuenta con la colaboración de otras entidades andaluzas como el Centro Tecnológico Andaluz del Diseño (SURGENIA), la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, y el Instituto Andaluz de Tecnología (IAT).

Financiado con algo más de 1.1 millones de euros por el Programa Marco de Competitividad e Innovación (CIP) de la UE, el proyecto EDECON busca integrar los estándares del eco-diseño en las PYMES, especialmente de las productoras de componentes y materiales, las de ingeniería y diseño arquitectónico, y otras cuya actividad resulte complementaria, como ocurre con las dedicadas a las energías renovables.

Proyectos como éste son considerados estratégicos por la Unión Europea porque ayudan a la reconversión y reorientación de sectores tradicionales, así como a aumentar la competitividad de éstos mediante la incorporación de innovaciones que desencadenan nuevos productos, procesos o servicios. El aumento en la calidad de los mismos, así como el incremento en las ventas, la reducción de costes, el acceso a nuevos mercados o el cumplimiento de los estándares de calidad ambiental suelen ser algunas de las ventajas de la incorporación exitosa de este tipo innovaciones en las empresas.

 

Fuente: Agencia Andaluza del Conocimiento