Facebooktwittermail

 

 

El grupo de trabajo también analizará la viabilidad de la dación en pago para viviendas hipotecadas y el ‘stock’ de pisos nuevos sin vender en Andalucía

Un equipo de investigadores estudia la puesta en marcha de nuevas vías de trabajo en materia de vivienda que persiguen, por un lado, identificar fórmulas financieras alternativas a las existentes en el sector inmobiliario con el fin de hacer viables nuevas actuaciones de promoción de viviendas protegidas y, por otro, clarificar el ‘stock’ de pisos nuevos sin vender en Andalucía.

Para desarrollar ambas estrategias, estos investigadores -pertenecientes a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla- cuentan con la colaboración económica de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, que ha asignado a estas labores 120.000 euros procedentes de fondos Feder. El plazo establecido para presentar las conclusiones se ha fijado en cuatro meses.

El desarrollo de estas líneas de investigación tiene como objetivo mejorar el acceso a la vivienda de amplios sectores de la población, sobre todo de quienes disponen de menos ingresos económicos; y favorecer la recuperación de esta actividad, lo que contribuirá a impulsar el crecimiento económico general de la comunidad.

En la primera área de trabajo, las nuevas propuestas económicas y financieras que se perfilen deberán impulsar aquellas iniciativas que con los instrumentos actuales no se pueden ejecutar o que, estando ya iniciadas, se encuentran ralentizadas por la actual coyuntura. Las futuras fórmulas tendrán que aplicarse tanto en el ámbito de la construcción de nueva planta como en la rehabilitación del parque residencial ya existente, además de en los regímenes de venta y alquiler.

También se investigará la regulación y posible aplicación de la medida de dación en pago de las viviendas hipotecadas para saldar el préstamo. El aumento de las ejecuciones por impago de los préstamos hipotecarios y la insolvencia que provocan a un colectivo que se ve abocado a la exclusión social ha motivado el impulso de esta estrategia de trabajo.

En ambos casos, los investigadores universitarios enriquecerán su proyecto con la aportación de expertos relacionados con el sector inmobiliario, la patronal de empresarios, promotores públicos y privados, las entidades financieras, los sindicatos y las organizaciones sociales representantes de usuarios de banca y seguros, vecinos, etc.

La segunda línea de investigación se ha iniciado ante la necesidad de contar con una metodología para el análisis de las viviendas sin vender en Andalucía, sus características y distribución geográfica, con el fin de facilitar la adopción de medidas para su reducción. El descenso de este parque residencial tendrá una incidencia directa sobre la viabilidad económica del propio sector residencial y sobre la promoción de la vivienda protegida, ya que se ha demostrado una interrelación clara entre el déficit de demanda de la primera tipología y la oferta de la segunda. Por ello aunque el centro de la investigación será la vivienda libre, el análisis también se extenderá a la VPO. En el estudio se tendrán en cuenta las estadísticas existentes al respecto, así como otras fuentes de datos de tipo económico, del sector inmobiliario y de la construcción.

Fuente: JUnta de Andalucía