Facebooktwittermail

 

Investigadores del Instituto de Microelectrónica de Sevilla (IMSE), centro mixto de la Universidad de Sevilla y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), trabajan en el diseño de chips que permitan dotar a los futuros móviles de mayor adaptabilidad al medio y eficiencia energética.

 

Para ello están centrados en el diseño de circuitos analógicos y de señal mixta (que combinan señales analógicas y digitales), integrados a escala nanométrica, y con una alto grado de reconfigurabilidad y programabilidad, para la próxima generación de teléfonos móviles basados en una nueva corriente tecnológica denominada software defined radio (SDR) o radio definida por software.

Esta nueva tecnología posibilitará el desarrollo de terminales móviles universales (actualizables por software o firmware en lugar de por hardware como se hace en la actualidad) capaces de ser programadas para funcionar en cualquier banda de frecuencias del espectro usado comercialmente, adaptándose a las diferentes condiciones de interferencias, al mismo tiempo que aumentan la privacidad y seguridad de la comunicación.

 

Además de estas ventajas, los móviles SDR permitirán implementar a su vez una nueva tecnología denominada radio cognitiva o CR (de Cognitive Radio), mediante la cual se hará un uso más eficiente de la banda de frecuencias habitualmente empleada en las comunicaciones móviles, muy congestionada en la actualidad debido al número creciente de usuarios y redes de comunicaciones inalámbricas.

 

Esta nueva filosofía de diseño más flexible en cuanto a adaptación a diferentes condiciones del medio, permitirá a los futuros móviles SDR ser programados completamente de forma que puedan procesar un mayor número de señales de información diferentes en cualquier parte del mundo, así como un aprovechamiento más eficiente y mejora de la calidad de la propia comunicación, ya que lograría reducir en gran medida las interferencias y optimizar la cobertura gracias a su mayor capacidad de reconfiguración y adaptación a las condiciones electromagnéticas del entorno.

 

“Al actualizarse por software, aumenta en cierto modo también la vida útil del teléfono móvil, al igual que ocurre hoy día con los ordenadores personales, a los que a través de programas informáticos vamos introduciendo nuevas funcionalidades sin tener que modificar sus componentes. La idea, por tanto, es que estos nuevos móviles sean también máquinas universales como lo son los ordenadores, adaptables a multitud de funciones y condiciones del medio mediante su configuración por software en lugar de hardware”, explica el investigador principal de este proyecto y profesor de la Universidad de Sevilla, José Manuel de la Rosa. Dicho estudio forma parte del proyecto FENIX-SDR (TEC2010-14825/MIC), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, con ayuda de fondos FEDER y que finalizará en diciembre de 2013.

En los años que lleva funcionando, el Instituto de Microelectrónica de Sevilla se ha convertido en uno de los centros de investigación españoles con mayor proyección internacional, como se demuestra a través de su participación en un gran número de proyectos de investigación y desarrollo tanto nacionales como internacionales, así como la gran cantidad de publicaciones internacionales y los diversos reconocimientos y premios recibidos por su personal.

 

Fuente: DESQBRE