Facebooktwittermail

 

Un proyecto financiado con fondos europeos logró crear ensayos in vitro con células madre capaces de replicar el desarrollo del sistema nervioso central humano. Esta innovación podría dar lugar a ensayos farmacológicos más precisos y eficaces y, sobre todo, lograr el fin de los ensayos con animales.

El objetivo del proyecto «Embryonic Stem cell-based Novel Alternative Testing Strategies» (ESNATS) fue crear una plataforma nueva basada en células madre embrionarias (CME) con la que realizar ensayos de toxicidad. El estudio de prueba de concepto demostró la capacidad de estos sistemas para detectar compuestos que provocan neurotoxicidad en el desarrollo. Este logro podría acelerar el proceso de desarrollo de fármacos, reducir los costes asociados a la I+D y erigirse como alternativa sólida a los ensayos con animales.

El proyecto, activo durante cinco años, concluyó a finales de septiembre de 2013. Para difundir los principales logros del proyecto y debatir sus posibles implicaciones futuras se organizó una conferencia en el marco de EUSAAT 2013 (el Congreso de la Sociedad Europea para las Alternativas a los Ensayos con Animales) celebrado en Linz (Austria).

Evitar compuestos que causen toxicidad reproductiva resulta fundamental para la seguridad humana. No obstante, los ensayos dedicados a este tipo de toxicidad son de los más caros y complejos de los utilizados en toxicología. Las labores de desarrollo de fármacos precisan de una enorme cantidad de animales; centenares para un único compuesto.

Para evitarlo ESNATS creó un conjunto de ensayos de toxicidad en los que se emplean CME sometidas a protocolos de cultivo y diferenciación estandarizados. Estos ensayos abarcan la toxicidad reproductiva, la neurotoxicidad, el metabolismo y la toxocinética (el estudio de la velocidad a la que una sustancia química se introduce en un organismo y los mecanismos que se desencadenan una vez dentro) y con ellos se busca lograr un sistema de ensayo completo e integrado.

Es más, ESNATS demostró que estos sistemas de ensayo con material humano son más precisos que los realizados con animales y que incluso podrán utilizarse para evaluar la toxicidad de otras sustancias. A partir de ahora se ampliará la escala de estos sistemas con el fin de darles aplicación industrial.

El proyecto posee un presupuesto total de 15,5 millones de euros, de los cuales 11,9 millones fueron otorgados en virtud del Séptimo Programa Marco (7PM) de Investigación y Desarrollo de la Unión Europea. Su coordinación corrió a cargo del profesor Jürgen Hescheler de la Universidad de Colonia (Alemania) y reunió a investigadores punteros de Europa dedicados a los ensayos alternativos, la toxicología, la genómica, la modelización y la automatización. El consorcio también incluyó a representantes de organismos normativos, la industria farmacéutica y consejeros éticos para aportar directrices y garantizar que la aplicación del sistema de ensayo generado se produjese con presteza.

En un documento informativo publicado recientemente se mostraron los logros más importantes del proyecto ESNATS y las perspectivas de futuro. Otros proyectos basados en el trabajo del consorcio podrían dedicarse al estudio de una gama más amplia de sustancias químicas con el fin de optimizar el sistema. En cualquier caso, quedó claro que los sistema in vitro basados en células madre ofrecen una solución precisa, rápida y rentable para la identificación de compuestos tóxicos.

 

Fuente: Cordis