Facebooktwittermail

 

Han participado 8 empresas españolas, con adjudicaciones valoradas en 28 millones de euros en contratos clave para la instalación
Los costes de construcción de ALMA ascienden a 1.200 millones de euros aproximadamente
El telescopio está formado por 66 antenas y estudiará la luz de los objetos más fríos del universo
El mayor proyecto astronómico terrestre desarrollado hasta el momento se inaugura hoy en el desierto chileno de Atacama. El telescopio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) es un proyecto de colaboración entre la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Sur (ESO), de la que España forma parte, y sus socios internacionales de América del Norte y Asia Pacífico en cooperación con Chile.

ALMA está situado en la llanura del Chajnantor, a 5.000 metros de altitud, lo que le convierte en uno de los observatorios astronómicos más altos de la tierra. Esta ubicación fue seleccionada, entre otras razones científicas, por la sequedad y altitud del lugar, que ayudará a estudiar la luz de algunos de los objetos más fríos del universo.

La instalación está compuesta por 66 antenas de alta precisión que permitirán operar a longitudes de onda de 0,3 a 9,6 milímetros. Su conjunto principal tendrá 50 antenas de 12 metros de diámetro cada una, que juntas actuarán como un solo telescopio: un interferómetro. Las diferentes posibilidades de configuración de las antenas proporcionará a ALMA un potente ‘zoom’ variable que permitirá sondear el universo a longitudes de ondas milimétricas y submilimétricas con una sensibilidad y resolución sin precedentes.

La instalación permitirá observar el universo frío, desde el gas molecular y el polvo hasta los vestigios de la radiación del Big Bang; analizará los componentes básicos de las estrellas, los sistemas planetarios, las galaxias y la vida misma; proporcionará imágenes detalladas de estrellas y planetas nacientes, y detectará galaxias en formación en los límites del Universo observable. Es decir, facilitará el trabajo de los astrónomos en torno a algunas de las interrogantes sobre nuestros orígenes cósmicos.

Participación industrial española en ALMA

En el proyecto ALMA han participado 8 empresas españolas, con adjudicaciones valoradas en 28 millones de euros en contratos clave para la instalación, de los cuales 17 millones de euros se han ejecutado en nuestro país. Los desarrollos han cubierto áreas científicas como ingeniería mecánica avanzada, fotónica, electrónica, sistemas de energía e ingeniería de software.

Un proyecto de colaboración internacional

ALMA está financiado por la ESO —de la que España es miembro y aporta el 9% del presupuesto—, la Fundación Nacional de Ciencia de los Estados Unidos (NSF) en cooperación con el Consejo Nacional de Investigación de Canadá (NRC), y por los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón en cooperación con la Academia Sinica (AS) y el Consejo Nacional de Ciencias (NSC), ambos de Taiwán.

El coste de construcción de ALMA asciende a 1.200 millones de euros, aproximadamente, distribuidos entre Europa (40%), América del Norte (40%) y Asia Pacífico (20%).

 

Fuente: Ministerio de Economía y Competitividad