Facebooktwittermail

El secretario general de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) Antonio Carrillo, y el director general de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, IDEA, Antonio Valverde, han presentado en la sede de la CEA a un nutrido grupo de empresarios y empresarias el Programa de Ayudas Financieras a las Pequeñas y Medianas Empresas de Andalucía, una iniciativa de la Junta de Andalucía cuyo fin es paliar la actual restricción de crédito a las empresas industriales que tengan proyectos de inversión y/o gastos, mejorando así su capacidad de financiación, ganar tamaño y crear empleo mediante la concesión de préstamos para la recapitalización de estas empresas.

 

Los objetivos principales de este programa son facilitar a las pymes con necesidades de financiación para circulante o que vayan a realizar cualquier tipo de inversión, el acceso a fórmulas de recapitalización empresarial para garantizar o mejorar sus estructuras financieras, responder a sus necesidades económicas y de financiación, potenciar proyectos de crecimiento o consolidación empresarial en sectores que aportan valor añadido y ocupación a la economía andaluza y afrontar con mayor  capacidad financiera la actual coyuntura económica.

 

En concreto, esta convocatoria, vigente hasta el 30 de junio próximo, pone a disposición de las pymes industriales, préstamos blandos de recapitalización sometidos a derecho privado en condiciones preferenciales o más favorables que las de mercado por el tipo de interés, el plazo de amortización, la no aplicación de comisiones y por las características de las garantías que deberán aportarse para acceder a los mismos.

Para ello se aprobarán préstamos de hasta 200.000 euros, sin exceder el 50% del total de los recursos propios de que disponga la empresa en el momento de presentación de la solicitud, o superar, en ningún caso, el 75% de las necesidades financieras totales del plan de negocio presentado. El préstamo se podrá solicitar por un plazo de 5 o de 7 años, pudiendo incluir, en ambos casos, hasta los dos primeros años de carencia de amortización de principal. El tipo de interés es variable en función de datos contables de la PYME  en su Balance y Cuenta de Pérdidas y Ganancias y puede disminuirse si se aportan garantías adicionales.

 

Por su parte, la empresa quedará obligada a suscribir una ampliación o aumento de capital por un importe de, al menos, el 25% del préstamo solicitado, que habrá de desembolsarse con aportaciones en efectivo o en especie de los socios o partícipes antes de la finalización de la duración del plan de negocios.

 

Estos préstamos de recapitalización se financian con cargo al Fondo Reembolsable JEREMIE para PYMEs Industriales, dotado inicialmente para esta convocatoria del ejercicio 2014 con 58 millones de euros provenientes de la Subvención Global de Andalucía Innovación-Tecnología-Empresa 2007/2013.

 

Concurrencia competitiva
Las ayudas se concederán en concurrencia competitiva, es decir, se seleccionarán un conjunto de pymes industriales entre las solicitantes, en un proceso que pivota sobre la base de tres criterios: la solvencia económica de las empresas, la calidad de los proyectos empresariales presentados y la responsabilidad social. Con ello, se pretende apostar por la cultura del riesgo y por los empresarios que quieren invertir, ganar tamaño y crear empleo. El plazo de solicitud termina el 30 de junio de 2014.

 

Podrán solicitar estas ayudas las pymes industriales con domicilio social y fiscal en Andalucía, que no se encuentren en crisis. Se primarán los sectores estratégicos: aeroespacial, agroindustria, metalmecánico, TICs, biotecnología, energético y medioambiental, química, naval, piedra, cerámica y mueble (hábitat) y moda.

 

El director general de IDEA señaló que el tejido de pymes industriales andaluzas es lo suficientemente amplio como para generar un impulso desde dentro al resto de empresas andaluzas, si bien en estos momentos su reducida dimensión y la baja capitalización empresarial, así como su alta dependencia de financiación externa son retos que suponen un límite a la capacidad de crecimiento y a la generación de empleo industrial.

La puesta en marcha de esta medida pretende ser un incentivo para superar esta situación, indicó Valverde, que recordó asimismo que esta medida se suma al resto de líneas de financiación que gestiona IDEA, como sus fondos reembolsables, que suponen más de 1.000 millones de euros que se instrumentalizan a través de 18 diferentes fondos que cubren todas las fases del desarrollo empresarial (creación, crecimiento, consolidación, internacionalización).

 

Incentivos a la I+D+i
Asimismo, a través del Programa de Incentivos para el Desarrollo se mantiene abierto el plazo de solicitud hasta octubre de 2014, de proyectos empresariales de I+D+i, línea de ayuda destinada a proyectos relacionados con la investigación industrial que tengan como objeto la generación de un conocimiento nuevo o tecnologías nuevas, o los que supongan un desarrollo tecnológico experimental para la obtención de nuevos resultados.

 

Más concretamente se pueden apoyar dentro de esta línea los proyectos para la generación de nuevo conocimiento (orientados a la investigación planificada para obtener nuevos procesos y/o productos y que deben contar con la contratación de un equipo de investigación por un importe igual o superior al 15% del presupuesto del proyecto); para la aplicación del conocimiento existente (dirigidos a la materialización de los resultados de investigación); estudios de viabilidad técnica previos a actividades de I+D+i; y proyectos para promover la estancia de personal altamente cualificado en régimen de comisión de servicios (proyectos que consistan en préstamos, en régimen de comisión de servicios, de personal altamente cualificado procedente de organismos de investigación sin ánimo de lucro o grandes empresas, exclusivamente a favor de las PYME, para trabajos en el campo de la I+D+I).

 

Por su parte, el secretario general de la CEA indicó que la organización empresarial andaluza considera fundamental que “la industria sea una política transversal de toda la Junta de Andalucía, de forma que se convierta en una prioridad dentro de la política económica regional, que cuente con implicación de todas sus Consejerías y centros directivos”.

 

En este sentido, el secretario de la CEA valoró de forma muy positiva este programa de financiación a las empresas, “dentro de nuestra renovada apuesta por acercar aún más la financiación, de todo tipo, hacia las empresas andaluzas”. Y, en especial en la coyuntura actual en la que “tras seis años muy duros y ante las importantes dificultades para acceder al crédito bancario, que todavía no se recupera, se ha debilitado en extremo la situación financiera de las pequeñas industrias de nuestra comunidad”, lo que ha supuesto la desaparición en Andalucía de unas 5.000 empresas industriales, cuando muchas de ellas eran solventes, pero fueron abocadas al cierre por problemas de financiación.

 

Por ello, la CEA considera que el abanico de inversiones y gastos financiables que recoge el programa que gestiona IDEA es lo suficientemente amplio como para facilitar el acceso a un gran número de pequeñas empresas industriales andaluzas, a las que puede ayudar “a reforzar sus estructuras financieras y facilitar su reactivación sobre su propio plan de negocio en la medida en que la coyuntura general mejore”.

 

Fuente: IDEA