Facebooktwittermail

Agricultura colabora con la Universidad de Granada y el Parque Tecnológico de la Salud en este proyecto, que generará alimentos con mayor valor añadido para los consumidores

La Consejería de Agricultura y Pesca colaborará con la Universidad de Granada y la Fundación Parque Tecnológico de la Salud para la creación en Granada del Centro de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional (CIDAF), un espacio donde se trabajará activamente en la difusión y en la transferencia de conocimiento a la agroindustria andaluza, con el objetivo de desarrollar productos con propiedades beneficiosas para la salud que ofrezcan un mayor valor añadido para los consumidores.

En este sentido, la consejera Clara Aguilera ha destacado que el objetivo del acuerdo es lograr que el CIDAF se convierta en “todo un referente internacional” en la investigación y desarrollo de alimentos funcionales “seguros y saludables” y, para ello, “desde la Consejería de Agricultura y Pesca se promoverá la participación activa de la Junta de Andalucía, así como la colaboración en proyectos comunes de investigación”.

Asimismo, Aguilera ha subrayado que los objetivos planteados para este centro se enmarcan dentro de los establecidos en el Plan Estratégico para la Agroindustria Andaluza, lo que ayudará, de esta forma, a mejorar la competitividad de este sector y a generar un mayor desarrollo económico y social. Para ello, ha continuado la consejera de Agricultura y Pesca, se desarrollarán proyectos de investigación aplicada y se unirán esfuerzos y recursos, aprovechando las sinergias, y se creará una masa crítica de investigadores en este campo. El centro, además, contará con programas de formación de postgrado y cursos para poder transferir este conocimiento tan especializado a las empresas.

El Parque Tecnológico de la Salud aporta los espacios y el equipamiento, dentro del edificio del Centro de Desarrollo Farmacéutico y Alimentario, mientras que la Universidad de Granada participa con profesionales y equipamiento científico para su utilización por parte de los investigadores del CIDAF, además de fomentar el desarrollo de programas de formación.

Alimentos funcionales en España y Andalucía

Los alimentos funcionales se caracterizan por proporcionar beneficios saludables más allá de su aporte nutricional o energético a partir del incremento de algún elemento beneficioso o eliminando los nutrientes que perjudican a algunas personas, mientras que los nutracéuticos engloban a los productos derivados de los alimentos que proporcionan beneficios saludables o, incluso, sirven para tratar o prevenir enfermedades.

El auge de este tipo de alimentos se debe, fundamentalmente, al cambio de estilos de vida de la población y al aumento del poder adquisitivo. En España, algunos de los productos funcionales más consumidos en la actualidad son la leche y sus derivados, como yogures con efectos beneficiosos para la flora intestinal, leches con Omega-3, sin lactosa, etc.

En Andalucía, y especialmente en Granada, hay empresas biotecnológicas que destacan en el desarrollo de alimentos funcionales, como por ejemplo, Puleva Biotech, que ha desarrollado muchos de los productos lácteos funcionales que fabrica Puleva. Otra empresa biotecnológica de Granada, Biomaslinic, desarrolla productos nutracéuticos a partir de compuestos procedentes del olivo, como el ácido maslínico.

Fuente: Junta de Andalucía