Facebooktwittermail

Elena Cortés afirma que su departamento “apura al límite sus márgenes” para apoyar la inversión en I+D+i al servicio del cambio de modelo productivo

La Consejería de Fomento y Vivienda dedica casi doce millones de euros a 49 proyectos de I+D+i de universidades andaluzas y centros oficiales de investigación presentados en su convocatoria de 2012. Esta dotación se suma a la de la convocatoria anterior, totalizando 20 millones de euros en inversión en conocimiento en un contexto de congelación de los fondos estatales dedicados a este fin. “La Consejería apura al límite sus márgenes disponibles para apoyar el I+D+i, porque estamos convencidos de que el dinero para conocimiento siempre es eficiente. No es gasto, es inversión. Es más, a la larga es ahorro”, ha señalado la titular del departamento, Elena Cortés.

La consejera ha firmado los dos primeros convenios de colaboración con el rector de la Universidad de Córdoba, José Manuel Roldán, por valor de 688.921 euros para financiar sendos proyectos de investigación aplicados a la movilidad urbana (reducción de riesgos de circulación en vías ciclistas) y la eficiencia energética (menor gasto en el alumbrado público).

El 50% de la inversión en Córdoba se dedicará directamente a la creación y mantenimiento de empleo ligado a la investigación. Dentro de este porcentaje, el 30% se va a dedicar a mantener y crear empleo en las universidades, de personal dedicado a la investigación en los departamentos en los que se han aprobado los dos proyectos. El otro 20% se destinará a crear empleo en las pequeñas y medianas empresas andaluzas asociadas a estas iniciativas.

“El conocimiento debe ser tomado como la mejor materia primera para todas las industrias. Frente a la precarización de las clases trabajadoras que propone el paradigma neoliberal, el conocimiento otorga independencia y opciones de crecimiento y productividad”, ha afirmado Cortés, que ha recordado que las universidades andaluzas lideraron en 2012 el esfuerzo inversor en I+D+i en el conjunto de España, con 700 millones de euros invertidos y la generación de 700 empleos, así como con la constitución de 150 empresas de base tecnológica.

El actual programa, con 49 proyectos aprobados, tiene por objeto de investigación las materias relacionadas con las infraestructuras, la movilidad, los puertos, la vivienda, la rehabilitación y la arquitectura. Las universidades que firmarán convenios con Fomento y Vivienda en esta convocatoria son las de Granada, Huelva, Sevilla, Córdoba, Málaga, Cádiz, Pablo de Olavide, Jaén y el CSIC.

Al concurso se han presentado 201 proyectos de universidades y organismos investigadores con sede o implantación en Andalucía. Han resultado elegidos 49, entre los que se incluyen las dos iniciativas de la Universidad de Córdoba cuyos convenios han sido suscritos por la consejera y el rector.

Proyectos de Córdoba

El primero de los proyectos, cuya financiación asciende a casi 316.000 euros, será de utilidad en la aplicación del Plan Andaluz de la Bicicleta, la primera herramienta de la que se ha dotado el Gobierno autonómico para la implantación y promoción de la bicicleta como medio de transporte estratégico de nuestras ciudades y áreas metropolitanas.

El objetivo de este proyecto es reducir los accidentes por deslizamiento o derrape de los ciclistas en las ciudades, principalmente con pavimento mojado y con mal tiempo. Los investigadores utilizarán equipos de alta tecnología para medir el deslizamiento, equipamientos con GPS, sensores láser para la textura del pavimento, células de carga para calcular las fuerzas de resbalamiento y electrónica incorporada con sistemas de transmisión y análisis de datos por ordenador. “El Plan de la Bicicleta sitúa a nuestra comunidad a la vanguardia en la incorporación de la bicicleta al modelo de transporte, hasta el punto de que ciudades y regiones de todo el mundo se están interesando por nuestra experiencia. Es de coherencia invertir en conocimiento para minimizar los riesgos de su uso”, ha señalado Cortés.

El segundo proyecto de la Universidad de Córdoba, financiado con 373.107,62 euros, pretende una mejora de la eficiencia energética y lumínica en el alumbrado público de las ciudades. La Consejería parte de la premisa de que se pueden lograr notables reducciones en el consumo eléctrico del alumbrado, dependiendo de la utilización de componentes más eficaces y del empleo de los sistemas de control.

Esta nueva convocatoria de 11,88 millones, lanzada en 2012, se suma a una primera todavía vigente por valor de 8,4 millones. El objetivo de esta iniciativa, que cuenta con la cofinanciación de la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, es impulsar los proyectos de I+D+i que puedan tener una aplicación directa tanto en las políticas de la Consejería como en las actividades del tejido social y empresarial andaluz.

“La Consejería apura al límite sus posibilidades de contribuir al cambio de modelo productivo”, ha señalado Cortés. “Lo hacemos defendiendo la rehabilitación frente a la construcción. Cada euro invertido en rehabilitación genera tres empleos más que en construcción. Lo hacemos invirtiendo de forma primordial en transporte público colectivo y en modos alternativos de movilidad, como la bicicleta, que es palanca de cambio del modelo, impulsa el comercio de proximidad, contribuye a la independencia energética y al ahorro familiar. En definitiva lo hacemos poniendo cada euro allí donde redunda en la actividad real, no en la especulativa”, ha añadido la consejera, que ha destacado que “ahora hay menos dinero para invertir que antes, pero tenemos la certeza de que la Consejería lo está utilizando de forma mucho más eficiente”.

Eficiencia y excelencia

En este misma línea, la Consejería incentiva con estos proyectos una investigación aplicada que favorezca la sostenibilidad, la eficiencia y la excelencia en todos los ámbitos de su competencia: vivienda, infraestructuras, transporte, puertos… “La transferencia y aplicación de ese conocimiento tendrá una repercusión beneficiosa inmediata”, ha señalado, citando entre los objetivos de estas investigaciones “la construcción de carreteras sostenibles que emplean firmes con menor emisión de CO2 y requieren de un menor consumo energético, así como de plataformas de vía para metros ligeros y tranvías que minimicen el efecto acústico del paso de los trenes ligeros”, entre otros ejemplos. La Consejería incide además a través de estos proyectos en la cualificación de las soluciones tecnológicas y procedimientos constructivos de las empresas de infraestructuras de transportes, logística, vivienda o arquitectura, profundizando en aquellos elementos de valor añadido que favorezcan la eficiencia, sostenibilidad ambiental y energética y la seguridad”, ha añadido Cortés.

“El Gobierno, en su Plan Nacional de Reformas remitido a la Unión Europea, ha anunciado una congelación de la inversión en I+D+i hasta el año 2020, lo que ha llevado a reducir el objetivo ponderado de inversión sobre el PIB del 3% anteriormente descrito al 2%”, ha destacado la consejera, que ha lamentado que ello “aleja a España de los países más comprometidos en estas políticas en la UE, donde ocupamos el puesto 18 con un peso del gasto general en I+D+i del 1,39% del PIB, sobre un promedio del 2%”. “El drama no es sólo social y económico, también laboral. También humano. Hablo del fenómeno de la emigración de científicos e investigadores españoles. Transferimos así a otros países nuestros mejores recursos intelectuales, alumbrados por nuestros sistemas educativos públicos, financiados con los impuestos de todos. La supresión de becas corta de raíz expectativas y vocaciones”, ha concluido.

 

Fuente: Junta de Andalucía