Facebooktwittermail

La jornada forma parte de un proyecto de investigación en el que participa la Junta y que está orientado a favorecer el acceso a Internet en territorios aislados

 

Andalucía acoge hoy un encuentro de los miembros del proyecto europeo de investigación BRESAT (Broadband in EU Regions via Satellite, en sus siglas en inglés), impulsado y financiado por la UE para ayudar a reducir la brecha digital en aquellas regiones que cuenten con territorios aislados o de difícil acceso.

 

Andalucía participa en esta iniciativa de I+D a través de la Secretaría General de Universidades, Investigación y Tecnología, la Agencia Andaluza del Conocimiento –encargada de la gestión a nivel regional- y la Secretaría General de Innovación, Industria y Energía.

 

La jornada de hoy congrega a una veintena de representantes de las 16 entidades encargadas de desarrollar este proyecto, coordinado por la empresa de telecomunicaciones británica Avanti Communications, y financiado con casi medio millón de euros por el Programa Marco de Competitividad e Innovación (CIP), cuyo objetivo es reforzar la competitividad de las empresas europeas, especialmente de las PYMES. El acto inaugural ha contado con la participación Ángel Ortiz, consejero delegado de SANDETEL, empresa pública adscrita a la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo desde la que se coordina el despliegue de telecomunicaciones en Andalucía.

 

BRESAT es una más de las iniciativas puestas en marcha por la Comisión para apoyar el despliegue de banda ancha por satélite en las regiones europeas, y que está permitiendo plantear soluciones para alcanzar los objetivos marcados por la Agenda Digital para Europa 2020. El proyecto consiste, principalmente, en desarrollar acciones para analizar obstáculos, aportar soluciones, sensibilizar sobre la necesidad de hacer llegar las conexiones de banda ancha a los hogares y empresas de las zonas rurales y, sobre todo, para detectar las mejores prácticas y experiencias a la hora de hacer uso de los fondos públicos.

 

Proyectos como éste son considerados estratégicos por la Unión Europea porque contribuyen a incrementar la conectividad de las regiones, un aspecto fundamental para el ecosistema digital europeo, integrado por empresas de telecomunicaciones, fabricantes de equipos, empresas de logística, operadores de Internet, creadores de contenidos digitales, etc. La propia Comisión presentó hace apenas un año un paquete de medidas encaminadas a reforzar el mercado único de las telecomunicaciones europeo y a estimular la inversión en banda ancha de alta velocidad.

 

El papel de los socios andaluces se ha centrado, a día de hoy, en el asesoramiento, evaluación y búsqueda de fuentes de financiación públicas a las que las empresas puedan recurrir para encontrar fondos con los que desarrollar proyectos piloto de implantación de banda ancha por satélite en zonas aisladas. El elevado coste de estas instalaciones y el poco rendimiento económico que las empresas obtienen de ellas en este tipo de territorios – dado el bajo volumen poblacional – ha originado que la gran mayoría de operadoras no esté desplegando esta tecnología en los pequeños municipios, donde sin embargo el satélite resulta idóneo al ser la cobertura fija y móvil escasa o inexistente.

 

Además, Andalucía contribuye a ejemplificar el uso combinado de fondos europeos FEDER con fondos regionales para el uso de proyectos de esta naturaleza, y también es ejemplo de despliegue de soluciones satelitales para ofrecer cobertura de banda ancha en núcleos aislados de población y zonas con problemas de cobertura, dadas las características geográficas de la comunidad.

 

Fuente: Consejería de Economía, innovación, Ciencia y Empleo